Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

Hay (algunos) moros (fachas) en la costa

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
lunes, 9 de octubre de 2006, 03:10 h (CET)
Yo soy, como saben los lectores, de los que en su momento pensaron que el Papa se equivocó en su viaje a Alemania cuando hizo aquella torpe alusión al emperador bizantino y su opinión sobre el Islam. Insistía yo en que el Papa tenía que pedir perdón. Lo sigo pensando, estoy firmemente convencido de que el Papa cometió una torpe equivocación, un innecesario error diplomático que creó artificialmente más tensión y enfrentamiento entre los dos mundos.

Reyes, Papas y altos dignatarios en general no tienen la misma libertad de expresión que el común de los mortales, sus opiniones tienen una trascendencia muy grande y por lo tanto deben ser muy cuidadosos. Y algo de razón debíamos tener aquellos que entonces éramos tildados de rojos peligrosos (quizá para compensar aquellas otras ocasiones en que otros lectores nos llamaban fascistas recalcitrantes) cuando el propio Pontífice necesitó al menos cinco importantes alocuciones para expresarse por completo y explicar que no pretendía haber ofendido a nadie.

Con la misma firmeza creo que España, Europa y Occidente entero han alcanzado una serie de valores democráticos, una serie de libertades que ni en el mayor de los sueños conocen en la mayoría de los regímenes políticos de los países donde el Islam ha impuesto sus criterios filosóficos morales. Y sin embargo algunos de ellos, los más intransigentes, pretenden que seamos nosotros, los occidentales, los que asumamos sus valores.

No debemos aceptar este tipo de propuestas que salen de los más cerriles y menos cultivados predios musulmanes. En ese terreno, y en este momento sólo me refiero a ese terreno, les llevamos miles de años luz como para andarnos con bromas.

En cuestiones de derechos, ni un sólo paso atrás. Los más débiles, niñas y mujeres fundamental pero no exclusivamente, nos lo agradecerán. Que la Alianza de Civilizaciones, si algún día llega a ser real, tenga en cuenta que no podemos ceder en en ese terreno. Hasta el pobre infeliz, autosatisfecho y engreído Zerolo sería masacrado en cualquiera de estos lugares, tan atrasados... culturalmente.

Ceder en asuntos como la celebración de las fiestas de moros y cristianos es una estupidez como un templo. Los enemigos de la libertad, de nuestra libertad, encontrarán una excusa para avasallarnos cuando no puedan encontrar un motivo. Sigamos viviendo como lo hemos hecho siempre, celebrando nuestras tradiciones como siempre lo hemos hecho, sin temor a que celebrar lo acontecido hace quinientos años vaya a tocar las fibras sensibles de los intransigentes. Pongamos todo el respeto del mundo, apreciémoslos y recibamos a los que vengan a vernos, pero pidámosles que acepten y respeten nuestras "bárbaras" costumbres.

Si empezamos por no respetarnos nosotros mismos pronto las fiestas de moros y cristianos se llamarán "Fiestas de los libertadores hijos de Mahoma y de los cruzados neofascistas". Atención al lenguaje políticamente correcto. ¿Qué se apuestan?

Noticias relacionadas

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza

Rajoy da alas a los separatistas

E. Díaz, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris