Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Akelarre   -   Sección:   Opinión

Hacer el ridículo

Rafa García
Rafa García
@rafagarciak
domingo, 8 de octubre de 2006, 05:33 h (CET)
Antesdeayer por la mañana escuché la entrevista que le hizo Olga Viza en RNE a la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazartundua. Su verbo fluido y directo puso de manifiesto su desacuerdo con el llamado “proceso de paz”. Pagazartundua reconoció la legitimidad del presidente del Gobierno para intentar acabar con el terrorismo, pero parece no estar segura de que todos los pasos que se están dando vayan en la línea adecuada. Yo diría más, está en total desacuerdo con la forma en la que ZP ha enfocando este asunto. Ella, como tantas otras víctimas, exige al Gobierno que no se ceda ante ETA, y que no se pague precio político alguno.

Lo que otorga más valor a su testimonio es la capacidad para mostrar sus discrepancias con educación, guardando las formas, y sin insultar al Gobierno legítimo de este país. La diferencia entre ella y el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Francisco Alcaraz, es abismal. La primera se dedica a honrar la memoria de las víctimas, y el segundo, a hacer política de baja estofa. Su manera de proceder me recuerda a la de algunos dirigentes vecinales de la ciudad en la que vivo (Castellón), que sin tener la preparación adecuada, pretenden mandar más que los propios concejales del Ayuntamiento. A Alcaraz le pasa lo mismo; quiere imponer sus criterios al Gobierno. Sus apariciones públicas parecen estar inspiradas por el mismísimo Ángel Acebes, o peor aún, por Aznar. El presidente de la AVT no razona, únicamente dispara contra el Gobierno, aunque uno de los más ilustres socios de la AVT, e integrante de la derecha sociológica valenciana, Pablo Broseta, le recuerde día sí, y día también, que está haciendo el ridículo.

Otro que también ha hecho el ridículo recientemente ha sido el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps. El pasado miércoles se celebró en las Cortes Valencianas una moción de censura en su contra, y no tuvo mejor idea que llegar hora y media tarde a la cita. La falta de respeto de los dirigentes del PP a las instituciones, y por ende, a los ciudadanos, empieza ya a producir hartazgo.

El que se presentaba como alternativa en esa moción era Joan Ignasi Pla, el secretario general de los socialistas valencianos. Toda una lumbrera el chico. Había concertado algunas entrevistas con diversos medios informativos, y las anuló a última hora para preparar bien su intervención en la cámara autonómica. Después de tantos años en política, parece no haberse enterado todavía de que este tipo de batallas se gana en los medios de comunicación privados. Sobre todo cuando Canal 9 funciona como “Tele PP”.

Mención aparte merecen también los diputados de Izquierda Unida, quienes después de estar poniendo a caldo todos los días al ejecutivo que preside Camps, no tuvieron mejor idea que abstenerse en la moción de censura. Los populares todavía se están frotando las manos.

Y los ciudadanos valencianos de izquierdas no salen de su asombro, ellos se frotan los ojos. Como inteligentes que son, ya saben que van a estar tragando mecha durante muchísimos años. Ahora mismo, su única esperanza es que alguno de los muchos casos de corrupción que acechan al PP valenciano haga saltar por los aires al presidente Camps, quien en su duelo de titanes con Eduardo Zaplana por el control del partido, no ha tenido más remedio que apoyarse en dirigentes locales o territoriales a los que acecha la justicia.

Noticias relacionadas

Cataluña sigue en la cuerda floja. El separatismo sigue vivo

Seguimos pensando que la situación catalana está muy lejos de solucionarse

En un mundo de fugitivos

Es asombroso observar que esta humanidad globalizada todavía no sepa vivir armónicamente

La campaña contra la violencia de género

No parece que esté teniendo mucho éxito: siguen muriendo mujeres

Noticias que impactan...

O ya no

Marta Rovira, feminista, lenguaraz, embustera y manipuladora

"Hay un límite donde la tolerancia deja de ser virtud” B. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris