Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Trabajo de cine

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
sábado, 7 de octubre de 2006, 03:25 h (CET)
Ahora que se está tramitando la ley llamada de Igualdad que el ministro del "efecto llamada" habla de ser innegociable, las listas paritarias y los consejos de las empresas con al menos el 40% de mujeres, poco se habla de la igualdad familiar y una real conciliación laboral. Los escasos 8 días de permiso de paternidad previstos, tan sólo afectarían por discriminación llamada positiva a los que vivan en familia sin estar separados.

Me ha gustado mucho el comentario del actor Russell Crow respecto a la conciliación laboral que ha impuesto en su último trabajo, harto de no ver a sus hijos. Trabajará con la condición de acostar todos los días a sus hijos y después levantarlos. Bonita paternidad que en la era de la igualdad, muchos padres no pueden hacerlo por impositivos ajenos a sus deseos: los legales que se lo impiden porque en contra de su voluntad se han separado o divorciado. Qué trabajo de cine es el de conciliar la vida laboral con la familia y simplemente dar el beso de buenas noches a los hijos. Qué grande es el cine si se conciliara la vida con los hijos y las consecuencias del divorcio exprés. No negociable es para los poderes públicos, la desigualdad para estos padres apartados de sus hijos en contra de su voluntad, en esta película real que es la vida. Ojalá quedara para el cine este falso progresismo de la desigualdad, más bien llamado "retrocesismo" contra la dignidad del hombre. De la familia, de los hijos y de sus padres. No es raro que todo huela a ideología de género.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris