Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El perro mongol

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
sábado, 7 de octubre de 2006, 03:25 h (CET)
Para los verdaderos cinéfilos el toparse con una película que rompa moldes de lo que habitualmente ofrece la cartelera semanal de estrenos, es algo a celebrar. El poder ver una película sin sexo y violencia y que nos transporte a un país lejano, de distinta y rara cultura, con actores tan naturales como una familia de nómadas mongoles, filmados en su habitat natural, es sencillamente insólito y conmovedor.

He aquí una película que quizá pasará desapercibida para la gran masa de consumidores de celuloide. Sin reclamo publicitario, el filme reviste unas características que la hacen única en su género. Ha merecido grandes elogios de la crítica especializada.

Su singularidad reside en esto: La dirección está toda en manos de una mujer mongola, Byambasuren Davaa, que demuestra una exquisita sensibilidad y dotes de observación nada comunes. Los protagonistas: una pareja con tres hijos de muy corta edad –y un simpático perrito que da nombre a la cinta.

El escenario natural, la gran estepa de Mongolia, lejos de toda civilización, donde trascurre su vida cotidiana. Excelente retrato de trabajo, convivencia y armonía entre los humanos y la naturaleza. Inolvidable la escena de la pequeña con los buitres, salvada por el perro.

En contraste con las grandes producciones de Hollywood, resalta en ella la máxima sencillez de medios y deja en el espectador un grato sabor de paz y serenidad.

Absolutamente recomendable para toda clase de personas. No defraudará a nadie.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris