Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Una decisión con doble filo

Alejandro Reyes Muñoz
Redacción
jueves, 5 de octubre de 2006, 23:37 h (CET)
Hablamos de la decisión de Luís en esta última convocatoria de la selección española de fútbol. Las causas por las cuales ha dejado al capitán del combinado español fuera de dicha lista, y al que, incluso, tras la baja de Reyes, no ha convocado son un poco difusas. Nadie ha querido salir a explicar esta decisión sorprendente para unos y muy esperada para otros. Este desconocimiento ha creado un clima de inseguridad y desconfianza en el ambiente que rodea a la selección, ya que se ha excluido al gran capitán, sin apenas explicaciones tanto de una parte como de la otra.

Y es que algo huele un poco mal en todo esto. No veo normal que Luís, un hombre de su experiencia y con su trayectoria haya cedido a las opiniones y peticiones de la prensa deportiva para dejar fuera a un Raúl que lleva tres goles en los últimos dos partidos. Es tan poco lo que se sabe, que los medios están dándole demasiada trascendencia a un hecho normal en el mundo del fútbol, ya que cada día jugadores entran y se caen de la lista de convocados de cualquier conjunto.

Pero todo esto ha sobrepasado todos los límites y se ha convertido una simple decisión técnica en algo personal entre el seleccionador y el capitán, o peor aún en la posibilidad de que Luís se deje llevar por la prensa. Esta simple decisión puede traer consecuencias nefastas para nuestra selección, no solo por perjudicar el ambiente que la rodea, sino porque nos estamos jugando la clasificación para la próxima Eurocopa, donde no estar sería un fracaso. Y todo porque no se han explicado bien las causas de la ausencia de Raúl.

Para ayudar a la selección nuestra preocupación no debe ser si Raúl entra o no en la lista, sino si el equipo gana y juega bien. Con todo lo demás entramos en polémicas innecesarias que, sin duda, afectan al espíritu del equipo y a la confianza del mismo en su entrenador. El combinado español debe ser un bloque y por el hecho de no dar una explicación de una simple decisión técnica, se puede crear tal división en el grupo y en la afición, que el equipo acabaría perdiendo su identidad.

Porque España no solo es Raúl, la selección española la forman 22 jugadores que tienen que dejarse la piel en cada partido para llevar lo más arriba el nombre de nuestro país. Esa debe ser nuestra única preocupación y nuestro único debate.

Noticias relacionadas

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza

Rajoy da alas a los separatistas

E. Díaz, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris