Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El espectador   -   Sección:   Opinión

La ministra que quiso ser artista

Jorge Hernández

jueves, 5 de octubre de 2006, 23:37 h (CET)
Estoy convencido de que en nuestro Gobierno existe más de un artista frustrado. Lo digo por aquello del protagonismo y del dominio de las artes escénicas. Desde el presidente hasta el último ministro, todos ellos se manejarían a la perfección en cualquier representación teatral ya fuera ésta cómica, dramática, épica o trágica. Sin embargo probablemente sea Carmen Calvo la ministra que con más ganas se quedó de haber triunfado en los escenarios de nuestro país. Ni le falta figura ni por supuesto técnica. En Andalucía la conocen muy bien, tanto es así que había cierta expectación en el sur de España por ver cómo la recibiríamos en el resto del país. Pero el caso es que a Carmen Calvo sólo la conocían los andaluces. Sus esencias y avatares los escondían ellos celosamente. Ahora sabemos que cambia a diario de zapatos Blahnik y que estrena cada día modelito. Tengo un amigo filósofo, cuyo nombre no he de revelar, que dice que cuando le preguntan qué es la cultura él siempre responde que es «lo que sale detrás de Carmen Calvo».

Creo que no le falta razón porque la ministra si se fijan ustedes siempre sale junto a un cuadro o en la inauguración de algún acto. Es ella la que sale retratada en todo congreso, restauración, certamen o festival.

Es una lástima que Calvo le haya cogido cierta manía a Salamanca. Ella envió a cientos de policías de madrugada para proteger la salida de los famosos legajos, mientras, dicho sea de paso, los proetarras campan a sus anchas en el País Vasco, manifestación aquí y allí día sí y día también. Debió pensarse esta ilustre cordobesa que los charros acudiríamos a la llamada de don Julián Lanzarote armados con trabucos y garrotes. Ahora la ministra le pide a nuestro alcalde calma y que deje trabajar al Gobierno en la exposición del 2018. ¡Que Dios nos coja confesados! No me cabe la menor duda de que un duelo dramático con Julián Lanzarote y la propia Carmen Calvo en cualquier teatro de España sería absolutamente impagable. Reconózcanme que es complejo encontrar mejores antagonistas para una tragedia.

La diferencia esencial entre ellos dos, es que la una ha nacido para artista y el otro no. Mientras que Calvo pide que «le dejen trabajar» en el asunto de la ‘Expo’, el otro ya ha trabajado.Ya sabemos que en la realidad, PP y PSOE se tienen que tirar de los pelos cada vez que se ven, porque ambos compiten por cuotas de poder. La lástima es que seamos los salmantinos siempre los que nos quedamos sin los grandes proyectos. Artistas o no. ¿Hay posibilidad de un acuerdo?

Noticias relacionadas

Canta y no llores

Tenemos aun latente un tremendo suceso al que no se le está dando la importancia que tiene, perdido entre tanto dolor e incomprensión

Cuando los filósofos caen en el separatismo

Algunas personas venderían su alma al diablo por un minuto de fama

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris