Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

¿No quieren la paz?

Pascual Mogica
Pascual Mogica
miércoles, 4 de octubre de 2006, 22:02 h (CET)
Respetable y a la vez lamentable el espectáculo que la AVT de Francisco José Alcaraz, dio el pasado día uno en Sevilla. A la misma asistieron los de siempre: el PP representado por Javier Arenas y la extrema derecha cuya representación la ostentaba Ángel Acebes.

El muñidor del PP, Francisco José Alcaraz, que no quiso hablar de número de asistentes a la manifestación sevillana dado que él anunció que habría una concurrencia de un millón de personas y solo fueron cuarenta mil, varias decenas de miles afirmaban los convocantes, procedentes de toda España. El fracaso es patente. El poder de convocatoria de este vendedor de crecepelos cada vez es menor y ello le lleva al desenfreno insultando y llamando miserable y cobarde al presidente del Gobierno.

Resultaba penoso el ver como personas, quiero creer que de buena fe, eran potadoras de carteles en los que se podía leer “queremos saber quien ha sido”, refiriéndose al 11-M, cuando en esa manifestación iba Ángel Acebes, ex ministro del Interior y el principal responsable de velar por la seguridad de los españoles, se supone, cuando ocurrió tan terrible atentado y que él podía haber aclarado, pero claro, aunque le hubiesen preguntado a él no podría haber contestado ya que su inutilidad al frente de dicho ministerio fue más que notable y a los hechos me remito.

Cuando la opinión mayoritaria de los españoles es la de que el Gobierno debe seguir con el proceso de paz para acabar con ETA y también la de que todos esos que se manifiestan y que acuden a la llamada de Alcaraz están más por la guerra que por la paz, al menos sus pancartas y carteles así lo dan a entender, yo pienso, y me resisto a creer, que es terrible que alguien pueda desear la guerra y que mucha más gente pueda morir. Por ello he titulado este comentario con una frase cerrada entre interrogantes, aunque tenga mis dudas sobre si dichos signos de interrogación debí ponerlos a no.

Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris