Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

¡Cuidado con la lascivia!

Octavi Pereña
Octavi Pereña
miércoles, 4 de octubre de 2006, 22:02 h (CET)
Holanda es un país cristiano, al menos teóricamente, y, como tal se le pueden aplicar perfectamente las palabras que el apóstol Pablo escribe a los cristianos de Roma: “Andemos como de día, honestamente, no en orgías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestios del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne” (Romanos,13:14).

¿Por qué encabezo con estas palabras apostólicas tan duras aplicándolas a Holanda? Por una razón muy sencilla, porque es un abanderado de la legalización de la inmoralidad. De las diversas actitudes que Pablo ordena a los cristianos romanos que desechen está “aselgeia”, palabra griega traducida “lascivia”. Lascivia no sólo describe la inmoralidad, sino la persona que ha perdido la vergüenza. La mayoría de la gente trata de encubrir sus maldades y sus pecados secretos. La persona en cuyo corazón anida la lascivia, ha superado esta etapa. No importa que la gente conozca sus fechorías y los pensamientos malvados que se esconden en su corazón. Tanto le da lo que se piense de ella. La reputación, el honor y la decencia no significan nada. La lascivia es la cualidad de la persona que está tan fuertemente abrazada a la lujuria que se atreve a hacer públicamente cosas impropias de un ser humano. En palabras bíblicas tiene un corazón de piedra insensibilizado a todo aquello que sea puro y honesto.

Uno de los pilares de nuestra civilización es la cultura greco romana en la cual, la pederastia era una práctica sexual reconocida. Sus grandes filósofos que han moldeado nuestra costumbres mantenían relaciones sexuales con efebos, adolescentes. La influencia que el cristianismo ejerció en Europa hizo que no fuese bien vista esta práctica sexual y, si no la extirpó del todo, sus practicantes lo hacían a escondidas, alejados de los focos de la opinión pública.

Últimamente se han descubierto casos de pornografía infantil que han horrorizado a los expertos en este tema que están familiarizados con estas atrocidades de tanto ver imágenes escabrosas. Sacerdotes y educadores se han visto involucrados y condenados por abusar de niños y adolescentes. Quienes han cometido estos delitos y los siguen realizando no deseaban ni quieren que sus fechorías fuesen y sean conocidas. No quieren que la opinión pública los señale con el dedo ni que sus nombres aparezcan publicados en los medios de comunicación.

De la misma manera que Holanda fue pionera en la legalización de los matrimonios homosexuales, quiere seguir el mismo camino por lo que hace a la legalización del efebismo. Últimamente un tribunal holandés se ha negado a prohibir a un partido político que pretende rebajar la edad legal para poder tener relaciones sexuales de los 16 a los 12 años. El juez ha dicho que son los votantes quienes deben decidir la aceptación o no de los partidos. El nuevo partido cuyas siglas en holandés son PNVD que significan “Amor, Fraternidad, Libertad y Diversidad”, sólo tiene tres nombres conocidos: un presidente, un secretario y un tesorero, que es lo mínimo que exige la ley holandesa para que un partido pueda presentarse a las elecciones.

Los que se oponen al nuevo partido han pedido al juez que impida su registro para que no pueda presentarse en las próximas elecciones que han de celebrarse el próximo día 22 de noviembre, con la afirmación de que los niños tienen el derecho a no tener que encararse a su programa electoral. El juez H. Hofhuis sentenció: “Libertad de expresión, libertad de asociación, incluyendo la libertad de fundar un partido político, se debe ver como la base de una sociedad democrática. Estas libertades dan a los ciudadanos la oportunidad de, por ejemplo, a servirse de un partido político para cambiar la constitución, la ley o las normas de conducta”. El juez mencionado afirma que PNVD no ha cometido ningún crimen sino que hace un llamamiento para cambiar la ley.
Cuando el pasado mayo se tuvo conocimiento de la existencia de PNVD se encendieron los ánimos. Auke de Wijn que representa a los opositores ha dicho que los pederastas abusan de la tolerancia de los holandeses: “Las víctimas se sienten dañadas por la voluntad de los pederastas de que sus deseos se hagan públicos…Se dan pocas limitaciones a la libertad de expresión, pero este grupo está haciendo un mal uso del privilegio para provocar”.

Iren Van Engelen de la Fundación Solace que estudia la pederastia dice que es muy improbable que pueda registrarse el nuevo partido porque los pederastas que buscan el anonimato”no desean relacionar su nombre con el partido y sin las firmas no pueden presentarse a las elecciones”.

Toda reforma empieza por un paso inicial. Los pederastas aún cuando hoy sean una minoría insignificante no quiere decir que en un futuro más o menos lejano el grupúsculo aumente y puedan aprobarse leyes que permitan tener relaciones sexuales con niños. Lo que hoy se hace escondidas, si no se pone freno a la tendencia, mañana se hará a la luz pública bajo el amparo de la ley.

Los cristianos hemos de hacer vallado con el fin de evitar que la pederastia se convierta en lascivia descarada. Tenemos una gran responsabilidad para mantener la pureza de costumbres. La resistencia no se ejerce con pancartas y gritos frenéticos anti, sino viviendo la ética que enseña la fe cristiana y anunciando el mensaje de salvación de nuestro Señor Jesucristo que tiene el poder de cambiar, en este caso, las tendencias pedófilas que se esconden en nuestra naturaleza manchada por el pecado.

Noticias relacionadas

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa

¿Hacia un Golpe de Estado en España?

¿De la III República al Golpe blando?

España encerrada en sí misma

Justo en la esquina de la calle donde me crié en Vigo había un quiosco de barrio

Una puta mierda de sentencia

La sentencia condenatoria contra él es una desgracia para todos los españoles

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris