Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

EEUU, Rusia y el mercado de armas en América Latina

Dmitri Bobkov
Redacción
miércoles, 4 de octubre de 2006, 22:02 h (CET)
La competencia entre Rusia y Estados Unidos en el mercado de armas latinoamericano va adquiriendo un cada vez más claro matiz político. Washington se siente preocupado por la cooperación que desarrollan Rusia y Venezuela: el presidente venezolano Hugo Chávez se destaca por sus criterios radicales con respecto a EE UU.

La reacción de Washington es comprensible. El mercado mundial de armas sigue reduciéndose y por ello incrementa la competencia en ese terreno. Además, Washington está disgustado por la expansión del armamento ruso en una región donde EE UU siempre había tenido sus intereses. Es pura verdad. Pero no cabe olvidar que bajo la presión de EE UU –entre otros factores–, Rusia había perdido en los años 90 a sus tradicionales compradores de armas en Europa del Este y en varios países del mundo árabe. O sea, los propios norteamericanos han desplazado el complejo militar-industrial ruso del nicho que éste ocupaba en el mercado. No debe extrañar que Rusia se pusiera a buscar nuevos mercados para ofrecer su producción militar. La libre empresa rusa nunca aceptará que EE UU tenga derechos de monopolio sobre el mercado de armas en América Latina. ¿Acaso Washington toma en cuenta los intereses de Rusia en el espacio postsoviético? Ni mucho menos. Pues entonces, Rusia también puede actuar en la zona de los intereses tradicionales norteamericanos.

Al vender armas a Venezuela, Rusia persigue objetivos exclusivamente de carácter económico, afirma el conocido politólogo ruso Alexei Arbatov. A su juicio, las exportaciones armamentísticas son un medio de subsistencia del complejo militar-industrial de Rusia, porque las órdenes de fabricación de armamento –pese a la tendencia al aumento– permiten aprovechar apenas la cuarta parte de las capacidades de producción que tiene Rusia.

En cuanto al matiz político, lo comunica Hugo Chávez, quien había declarado en reiteradas ocasiones que EE UU representaba la mayor amenaza a su país. Claro, con tales ánimos antiamericanos, el dirigente venezolano ya no podía esperar que Washington continuara suministrando armas a Venezuela. Entonces puso la mirada en otros exportadores y supo que el armamento ruso nada tenía que envidiar al 'made in USA'. Aparte de todo, era más barato.

Este pasado verano Venezuela recibió la primera partida de fusiles Kalashnikov –33 mil unidades–, y la reacción de Washington no se hizo esperar. El Departamento de Estado declaró que las armas que Chávez compraba a Rusia podrían caer en manos de los grupos radicales en Colombia y éste sería un factor de inestabilidad en la región. El colaborador científico del Instituto de América Latina (Academia de Ciencias de Rusia), Emil Dabaguián, ha comentado que la inquietud de Washington es vana porque la guerrilla colombiana recibe armas de las más distintas fuentes y puede resolver sus problemas sin Venezuela.

Desde el punto de vista de Rusia, el mercado latinoamericano de armas es muy prometedor. El politólogo Alexei Arbatov señala que los ánimos antiamericanos de Venezuela son extremadamente contagiosos y pueden transmitirse a otros países del continente. Por lo tanto no se excluye que Rusia pueda encontrar a otros socios que deseen comprar armamento y material bélico ruso.

Los negocios no dejan de ser negocios, y Estados Unidos lo debe saber mejor que nadie.

____________________

Dmitri Bobkov, RIA Novosti.

Noticias relacionadas

Canta y no llores

Tenemos aun latente un tremendo suceso al que no se le está dando la importancia que tiene, perdido entre tanto dolor e incomprensión

Cuando los filósofos caen en el separatismo

Algunas personas venderían su alma al diablo por un minuto de fama

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris