Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Pensamiento   Religión   Reflexión  

Ciudadanos de moneyland

​Es del dominio público que los ladrones de cuello blanco no salen malparados de las sentencias judiciales
Octavi Pereña
martes, 4 de febrero de 2020, 08:09 h (CET)

Palabras que dicen mucho: “Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y daños que hunden a los hombres en destrucción y perdición, porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se han extraviado de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” (1 Timoteo 6: 9,10).

KAP en una de sus viñetas ilustra el amor al dinero que es la raíz de todos los males, de manera muy entendedora: Sentado en una butaca un potentado, fumando un habano y en nombre de todos sus compinches, piensa: “Nos preocupa mucho el cambio climático por eso vamos reciclando a todos los ex políticos en los consejos de administración de nuestras empresas”.

<b>Oliver Bullough</b>, periodista y escritor que analiza las consecuencias de los paraísos fiscales resume en una frase lo encontrado fruto de su investigación: “Existe un paraíso virtual que te permite evitar cualquier ley”. La periodista <b>Ima Sanchís</b> que lo entrevista hace un resumen de las investigaciones de <b> Bullough</b>:”Se adentró en el mundo de los paraísos fiscales y se encontró con el país del dinero que llamó <i>Moneyland</i>, un sistema en el que los cleptócratas (personas con propensión patológica a robar) apátridas que campan a su aire. ¿Por qué tantos barcos navegan bajo la bandera de otros países? <i>Moneyland</i> les permite evitar las legislaciones laborales. Los funcionarios rusos prefieren construir puentes que valen millones de dólares antes que escuelas y hospitales? <i>Moneyland</i> les permite robar el 10% de los costes de construcción y que almacenan en el extranjero. ¿Por qué los billonarios viven en Londres? <i>Moneyland</i> les permite evadir impuestos allá. ¿Por qué tantos extranjeros corruptos invierten en Nueva York? <i>Moneyland</i> protege sus bienes ante una posible confiscación.

Es del dominio público que los ladrones de cuello blanco no salen malparados de las sentencias judiciales, hechos que hacen enrabiar a las personas que a menudo culpan a Dios de su permisividad. Las personas se disgustan con Él porque desearían ver cómo trata con dureza a las personas que se apropian impunemente del dinero público. Los individuos que recriminan a Dios porque no actúa de inmediato para castigar a los ladrones lo hacen porque ignoran que “el Señor no tarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9). La paciencia de Dios hacia los malhechores no quiere decir que cuando crucen la línea roja que significa que el arrepentimiento ya no es posible, no vaya a descargar sobre los malvados todo el peso de su Ley.

Fíjese el lector de qué manera retrata el salmista a los ciudadanos de <i>Moneyland</i>: “No temas cuando alguien se enriquece, cuando aumenta la gloria de su casa, porque cuando muera no llevará nada, ni descenderá tras él su gloria. Aunque mientras viva, llame dichosa a su alma. Y sea loado cuando prospere, entrará en la generación de sus padres, y nunca más verá la luz. El hombree que está en honra y no entiende, semejante es a las bestias que perecen” (Salmo 44: 16-20). ¿Qué vergüenza que después de unos funerales majestuosos Dios considere que la muerte de los ciudadanos de <i>Moneyland</i> se parezca a la de las bestias que perecen.

Jesús concluye sus enseñanzas sobre las riquezas con estas palabras: “Ningún siervo puede servir a dos señores, porque o aborrecerá al uno y amará al otro; o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Lucas 16: 13). Con este epitafio Jesús retrata a los ciudadanos de <i>Moneyland</i> que por haber hecho pleitesía a las sotana rojas y hecho cuantiosos donativos para ganarse el cielo y despedidos con funerales suntuosos, al abrir los ojos en la eternidad descubran que únicamente han trabajado por las riquezas que no pueden llevarse consigo en la eternidad.

“Y oían también todas estas cosas los fariseos que eran avaros y se burlaban de Él” (v.14). Un toque de atención a los clérigos amantes de las inmatriculaciones. Jesús relata la parábola de Lázaro y del rico que banqueteaba espléndidamente y se desentendía del mendigo Lázaro que comía las migajas que caían de la mesa del rico. Ambos fallecieron. El ciudadano de <i>Moneyland</i> al abrir los ojos en la eternidad descubrió que se encontraba en el infierno (vv.19-31). ¡Triste final para aquellos que únicamente vivieron para almacenar riquezas que no se pueden llevar a la eternidad!

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Caraduras y sinvergüenzas: la insoportable banalidad de la hipocresía

Detengamos las mentiras de los que solo piensan en términos cuantitativos de más o menos

Estupidez del sometimiento

Las decisiones frívolas de los gestores, convierten en estúpidos los sometimientos, aún con la gravedad del momento

¡Maldita falta de transparencia!

Hay que salvar las televisiones privadas para que no hablen mal de su pésima gestión, pero no miran las morgues abarrotadas de ciudadanos y ciudadanas que fallecieron por su negligencia

La vida después del virus

Aunque el presente pueda lucir sombrío, no siempre los tiempos difíciles representan malos augurios y la historia de las pandemias lo demuestra

​¡Maldita falta de transparencia!

¿Entienden ahora los injustos 15 millones que el gobierno ha dado a las televisiones privadas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris