Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Tiempos modernos   -   Sección:   Opinión

Cuando las mujeres cuentan: 75 años de sufragio universal

Mar Berenguer

martes, 3 de octubre de 2006, 23:46 h (CET)
Clara Campoamor, fue la verdadera artífice del sufragio universal. Defendió activamente los derechos de las mujeres y consiguió que se modificara el anteproyecto que, inicialmente, sólo permitía votar a las solteras y a las viudas. Diputada del Partido Radical, formaba parte de la Comisión Constitucional y luchó por establecer la no discriminación por razón de sexo, la igualdad legal de los hijos habidos dentro y fuera del matrimonio, el divorcio y el sufragio universal (voto femenino). Todo lo consiguió menos el voto, que hubo de debatirse en el Parlamento, donde la diputada se ganó un recuerdo inmortal en la historia de nuestra democracia. Los contrarios al sufragio universal expresaron en aquel momento su temor a que la fuerte influencia de la Iglesia sobre las mujeres las llevase a votar a la derecha, poniendo así en peligro la permanencia de la República. La diputada, en su discurso, señaló las consecuencias de frustrar las expectativas que las mujeres habían puesto en la República: “ No dejéis a la mujer que, si es regresiva, piense que su esperanza estuvo en la Dictadura; no dejéis a la mujer que piense, si es avanzada, que su esperanza estará en el comunismo.” Se impuso en el debate y, por cuatro votos, lo ganó. En las siguientes elecciones, la victoria de la derecha se atribuyó al voto femenino. Campoamor, quedó entonces vetada para siempre en la vida política y fue tachada de traidora por la República.

En mayo de 1935, escribió “Mi pecado mortal. El voto femenino y yo” Tal pecado, no fue sino sacrificar su carrera enfrentándose a todas las fuerzas políticas de la época y a sus propios compañeros de partido para ganar la batalla por los derechos civiles, en la que por encima de cualquier tendencia partidista, siempre ha de prevalecer la voz del ciudadano que apela a la razón y a la justicia.

La Revolución Francesa, supuso el primer impulso para mejorar la posición de la mujer, y otra revolución - la industrial – estableció las bases para el desarrollo y consolidación del movimiento feminista.  El acceso de la mujer a la educación y su paulatina incorporación al mundo laboral, han relegado al olvido el tópico de la mujer en casa. Actualmente, Las mujeres, son pilares esenciales en la riqueza de cualquier región, si bien la integración de la mujer en la economía es todavía difícil porque la mentalidad, no ha cambiado tanto. La mujer ha conquistado importantes cimas, pero todavía le quedan algunas para lograr la igualdad; una igualdad que implique el disfrute de los mismos derechos, obligaciones y oportunidades que el hombre, pero por si misma, logrando una concepción positiva de la subjetividad femenina, en oposición a una percepción de la mujer dependiente y subsidiaria de imágenes masculinas.

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris