Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Delincuentes firmantes?

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
martes, 3 de octubre de 2006, 00:38 h (CET)
Según el criterio por el que el juez estrella imputa a los tres peritos de la policía, por falsificación de documento y firma, gran parte de los profesionales de la ingeniería y la construcción deberían ser delincuentes. Me explico. En la realización de una obra -oficial o privada- la abundancia de documentos y rectificación de los mismos es tal, que la firma se hace de conformidad al día del visto bueno. Es posible que la rectificación de documentos administrativos por no ser acordes a criterios del gestor público tengan que ser nuevamente redactados y firmados con la fecha del cumplimiento correspondiente. No por eso es falso el documento firmado por todas las partes. Si así fuera casi con toda seguridad el 100% de la obra pública según el juez estrella deberá ser considerada ilegal y proceder conforme a derecho, donde podría incluirse el derribo. ¿Se imagina ilegalizar las ampliaciones de aeropuertos de Barajas y del Prat, porque los técnicos firmaron certificaciones de obra un mes de diciembre -redactadas con la conformidad de las partes, constrata, administración y dirección de obra- el mes de julio?

Si se necesita un documento expedido con anterioridad, del cual no se tiene copia firmada, es posible la impresión del mismo y es firmado por las partes en el día que se acordó para posterior visado por organismo competente. ¿Cómo se puede firmar el 50% de una obra un mes después de haber certificado el 60%, al tener que corregir el documento por defectos formales?

No es más que una ratificación de todos que así fue. Otra cosa es buscar el original visado, donde el organismo que visa certifica sobre una fotocopia del mismo. Pero dada la sobreabundancia de documentos y el devenir de tales proyectos, tropieza con lo anteriormente dicho. No por firmar en día distinto lo que ya hemos analizado, comprobado y dado el visto bueno en su día se es un delincuente. La firma ratifica que en esa fecha se acordó y cotejó el acto con la legalidad vigente ese día, mes y año.

Noticias relacionadas

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris