Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Fútbol

Etiquetas:   Fútbol / Primera. Jornada 5   -   Sección:   Fútbol

Empate y polémica en el derbi entre Madrid y Atleti (1-1)

Los de Aguirre se adelantaron y no supieron sentenciar un partido que Raúl acabó empatando para reivindicarse
Luciano Sabatini
domingo, 1 de octubre de 2006, 20:57 h (CET)
El Atlético de Madrid se marcha del Bernabéu con la sensación de que hace mucho tiempo que no ha tenido la victoria tan cerca ante su eterno rival. Mista adelantó a los colchoneros en los primeros compases del encuentro, y el Atleti tuvo a su rival contra las cuerdas durante 35 minutos. Un Raúl muy motivado, empataría el partido y lideraría el esfuerzo de los blancos, que tampoco supieron aprovechar sus claras oportunidades para adelantarse. Indiano Mallenco expulsó a Sergio Ramos en una polémica decisión y los posteriores cambios de Capello acabaron matando el derbi, que se cerraría con tablas, a la espera de emociones mayores.

FICHA TÉCNICA
1- Real Madrid: Real Madrid: Casillas (1), Sergio Ramos (0), Cannavaro (1), Mejía (2), Roberto Carlos (0), Diarra (0), Emerson (0), Reyes (1), Raúl (2), Guti (2) y Van Nistelrooy (1).
1- Atlético de Madrid: Leo Franco (1), Seitaridis (1), Perea (1), Pablo (1), Pernía (0), Maxi Rodríguez (1), Luccin (1), Maniche (1), Petrov (1), Mista (1), Torres (0).
Goles:0-1, Mista (min. 6); 1-1, Raúl (min. 36).
Cambios:Agüero (1) por Mista (min. 58), Raúl Bravo (1) por Reyes (min. 65), Beckham (1) por Guti (min. 69), Galletti (-) por Petrov (min. 76), Ronaldo (1) por Van Nistelroy (min. 81).
Árbitro: Alberto Undiano Mallenco (0) del Colegio navarro mostró cartulina amarilla a Perea (min. 25), Mista (min. 30), Mejía (min. 30), a Pernía (min. 33), a Maxi (min. 53), a Cannavaro (min. 82), y expulsó por doble tarjeta amarilla a S. Ramos (min. 52 y 62).
Incidencias: 85.000 espectadores en el estadio Santiago Bernabéu.. 27 grados de temperatura al comienzo del partido.

DATOS DESTACABLES
Lo mejor: Raúl González Blanco.
El capitán madridista mostró más ganas que nunca, corrió y luchó durante los noventa minutos. Volvió a marcar (tercer gol en cinco días) y con más garra que calidad dio la vuelta a un partido que pintaba negro para los blancos.
Lo peor: el duro marcaje a Guti
Aguirre lo tenía claro: no hay que dejar jugar a Guti. Sus pupilos lo tomaron al pie de la letra y frieron a patadas al canterano. Recibió un total de 12 faltas y provocó 4 cartulinas amarillas. Acabó siendo sustituido por Beckham.
El dato:
El Atlético de Madrid no logra ganar un derbi desde la temporada 1999-2000.

Luciano Sabatini / Enviado especial

El ambiente en el Santiago Bernabéu delataba a las seis de la tarde que el partido ante el atleti era una de las citas importantes de la temporada, y quizás el primer examen ante un rival de enjundia para los de Capello. La goleada de la Champions daba un empuje de moral para los blancos, pero enfrente estaba el Atléti de Aguirre, que poco tiene que ver con el equipo de otros años. Finalmente el mejicano decidió dejar al “kun” Agüero en el banquillo en esta especie de cuidado especial que está teniendo con el argentino, y dar la titularidad a Mista junto a Torres en la punta de ataque.

Los dos equipos saltaron con agresividad, intentando intimidar al rival y marcar territorio. La lucha estaba en el medio donde Emerson y Diarrá se veían las caras con Luccin y Maniche. Los atléticos triangulaban mejor y salían de la presión que el técnico italiano del Madrid había planeado durante la semana. Mientras la defensa blanca se mostraba muy insegura, donde Sergio Ramos estaba irreconocible. De uno de esos despistes nacería el gol del Atleti. La jugada comenzó en el medio, donde el Madrid quedó descolocado, y no supo responder a un balón largo a la cabeza del “niño” Torres quien había atraído las miradas de los centrales dejando el pasillo para la penetración de Mista, quien machacaría a placer delante de Casillas la cesión de cabeza de su compañero.

El gol festejado de sobremanera desde la grada por los seguidores colchoneros, ponía con toda justicia a los rojiblancos por delante, y no sería más que el preludio de lo que se vería en los siguientes minutos. El Atleti se haría dueño y señor del juego, mientras que el Madrid se mostraba inoperante con el balón. Tanto Diarra como Emerson, que ya han demostrado su nula capacidad para crear con la pelota, no encontraban el sitio ni ofensiva ni defensivamente, y era Guti el que tenía que bajar a pedir todos los balones. Con la presencia del canterano en el medio centro, la posición de DIrra y el propio Emerson era irrelevante. Los atléticos, sabedores de dónde está el talento en el Madrid, paraban continuamente con faltas el juego de Guti, que aglutinaba, balones, miradas y patadas. Cuatro cartulinas acabarían viendo los jugadores rojiblancos, las cuatro provocadas por Guti.De hecho a la postre, sería el propio Aguirre quien reconocería que parar al jugador blanco era una de sus prioridades.

Con el dominio colchonero llegarían la impaciencia y los pitos de la grada, y si alguna vez se puede decir que el pueblo es soberano era en esta ocasión. Los blancos no conseguían llegar a la meta defendida por Leo Franco, y no conseguirían disparar hasta el minuto 36, donde el partido cambiaría de forma radical.

El capitán de reivindica
Una de las pocas ocasiones en las que Guti pudo escapar de la marca de Luccin y compañía, se escoraba y sacaba un centro medido desde la izquierda que Raúl llegaba a rematar a boca jarro ganando la posición con picardía. Gol del “siete”, gol de Raúl, que recordaba a los que se den por aludido que él sigue siendo él, o sea, Raúl. El capitán blanco celebró su gol con rabia, el tercero en a penas cinco días, y pareció dedicarlo a los que critican su labor en la selección, la la semana que no ha sido incluido en la convocatoria de Luis Aragonés.

El gol cambió el partido, y a partir de entonces el Atleti se vino inexplicablemente abajo, y los madridistas, que hasta entonces no habían conseguido tirar a puerta, crecieron hasta el punto de parecer otro equipo. Maniche gozaría de una buena oportunidad en un tiro lejano ante el que Casillas tuvo que esforzarse para repeler a córner. Acto seguido, sería Van Nistelroy, desaparecido hasta entonces, tuvo en sus botas el gol que hubiera adelantado a los blancos, en una jugada personal en carrera, cuyo disparo acabó salvando Leo Franco con el pie in extremis.

El descanso llegaría cuando mejor estaban los blancos y más bajos de ánimos los atléticos, que marcharon cabizbajos al vestuario. No debieron servir de mucho las palabras del “Vasco” Aguirre en el entretiempo, pues el comienzo de la segunda mitad fue una avalancha de ocasiones en las que el Madrid tocó la victoria con los dedos. Primero Guti enviaría una volea alta tras un saque de banda; luego sería Torres quien confirmaría su gafe con el Madrid quien desperdiciaría un remate franco ante Casillas que atrapó sin problemas el flojo disparo del “niño”; Poco después Reyes intentó el disparo desde lejos con la derecha y el balón saldría rozando el palo; u sería justamente el sevillano quien tendría la mejor ocasión de la serie en una jugada bien trenzada del Madrid entre Raúl, Van Nistelroy y Guti que asistiría a Reyes en boca de gol, pero éste no llegaría a conectar con el balón. Seis minutos de la segunda parte dieron para dejar claro que el Madrid había resucitado y de paso metido el miedo en el cuerpo al Atlético.

En medio de la avalancha de ocasiones sería el árbitro, Indiano Mallenco, quien tomaría el protagonismo en una polémica decisión. Torres, que se escapaba por la banda, caía en un forcejeo con Sergio Ramos, y el colegiado mostraba al madridista la segunda tarjeta amarilla y la consecuente expulsión. La falta existió, pero la sanción quizá fue demasiado severa, y como consecuencia de los gestos exagerados de Torres en el suelo, que no se correspondían con la jugada. El Madrid se quedaba con diez entonces y con casi treinta minutos por delante. Capello optó por la solución defensiva, como siempre, y sacó del campo a Reyes para cubrir el puesto de central con Raúl Bravo.

La acción de Indiano, y el cambio de Capello cederían el balón y el control del partido al Atleti. Para aprovechar los huecos Aguirre daba también entrada al “Kun” Agüero, que crearía continuamente problemas a la zaga blanca. Fue salir y escaparse encarrera para ser frenado en falta, el “kun” presentaba sus credenciales. A partir de entonces el Madrid dejó de lado el buen juego que había encontrado para ser todo pundonor. Empujado por las ganas de un Raúl que no paró de correr los noventa minutos, algo que no se le veía desde hace muchos años.

El carrusel de cambios daría la posibilidad a Ronaldo de debutar en liga con el Madrid. El brasileño se mostró participativo y con ganas, pero no gozó de demasiados balones con claridad. Otro que mostró ganas y poco más fue David Beckham, que sustituyó a Guti ante el clamor del público, enamorados con el canterano y hartos de otros entes que deambulaban por el centro del campo del Madrid.

Cuando el partido estaba expirando, y parecía que la contienda acabaría en tablas, Agüero, debutante en un derbi, tendría en sus botas la victoria y la gloria personal. Recogió un balón en profundidad he intentó la vaselina ante la salida de Casillas pero el tiro salió alto por poco. Su debut, y la jugada, recordaron al debut del que por entonces era otro chaval en la Romareda, cuando Raúl González Blanco tuvo la victoria de aquel partido ante el Zaragoza en sus botas y picó con su típica “cuchara” un balón que saldría alto por poco. El balón del “Kun” tampoco entró, y el marcador no volvería a moverse.

Así se cerró uno de los derbis más reñidos de los últimos años, en el que el Atleti pudo sentenciar en los primeros 35 minutos y el Madrid aprovechó la inyección anímica de Raúl pero no supo concretar sus ocasiones. El empate deja a Madrid y Atleti como cuarto y quinto clasificado respectivamente.


SALA DE PRENSA
Capello (entrenador Real Madrid):

“Comenzamos mal la primera parte, y nuestro rival jugó mejor que nosotros, pero con tras el empate tuvimos la victoria en nuestras manos”. “La expulsión de Sergio Ramos para mí es un claro error del árbitro. Torres engañó al colegiado y eso no es justo. Eso es ser un tramposo y cuando un jugador finge habría que sancionarlo”.”Raúl ha sido el de siempre, un jugador importante, con olfato de gol y mucha garra. A mí siempre me ha gustado Raúl y lo he defendido. Guti salió del partido porque le había pegado mucho y estaba cansado”.
Aguirre (entrenador Atlético):

“Tengo la sensación de que el Madrid se nos ha escapado vivo; cuando tienes un rival así, herido, tienes que rematarlo y ganar el partido, pero el Madrid es un gran equipo. El partido nos ha servido para crecer futbolística y anímicamente”.”Siempre me cuesta hacer la alineaciones, pero para este encuentro pensé que Mista era el jugador apropiado, para ayudar en el medio y llegar desde atrás como en el gol. A Agüero le hubiera venido muy bien el gol que estuvo a punto de conseguir cuando terminaba el partido, me hubiera alegrado mucho, una lástima”. “Intentamos que Guti no tocara el balón, era una de nuestras premisas”.

Noticias relacionadas

Juve-Barça, duelo directo por pase y liderato

A los italianos sólo les vale el triunfo

El Real Madrid se quita las penas a base de goles

Los de Zidane golean al APOEL y sellan el pase a octavos como segundos de grupo

El Sevilla obra el milagro en una noche épica

Los de Berizzo logran empatar un encuentro que perdían 0-3 al descanso

Griezmann: "No me arrepiento de haberme quedado en el Atlético"

Contento con su rendimiento pese a las dificultades de marcar

El Eibar pasa por encima del Betis y recupera la sonrisa ganando dos meses después

Los andaluces son novenos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris