Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Violencia doméstica y suicidio

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
lunes, 2 de octubre de 2006, 01:54 h (CET)
Me sorprende que ante el fracaso estrepitoso de la ley de violencia doméstica, se añadan nuevos conceptos de dudosa practica. La referencia es la que hace a los jueces la secretaria general de Políticas de Igualdad, Soledad Murillo, para que consideren como eximente los asesinatos de la mujeres a su pareja si éste es maltratador. Me recuerda al efecto llama de Caldera con la regularización masiva. O al far west donde si puedes disparar a todo el que lleve pistola o se le suponga tenerla. Tal fundamento lo saca a colación de un estudio de una de las asociaciones feministas que colaboraron en la ley, en el que habla que el 60% de las mujeres maltratadas han intentado suicidarse. Y ya se sabe que si de las 70.000 denuncias anuales de maltrato no hay denuncias falsas como pregonan, en 10 años de seguir la cosa así 420.000 mujeres cómo mínimo intentaránn el suicidio.

Ni por un lado ni por el otro debería frivolizarse con la violencia y el maltrato, y que tire la primera piedra quien en su vida en pensamientos no ha querido morir ante su eventual desgracia. El hecho que sería digno de estudio es el suicidio real del hombre, una vez realizado el asesinato de su pareja. Conjuntamente con el del hombre desahuciado por la que era su familia, que también realmente se suicidia sin quedarse en intento, deberían ser objeto de las estadísticas y del análisis.

La criminalización del hombre y la consideración de víctima perpetua a la mujer por ley, constituye ideología que va contra el ser humano. La protección a la familia en la resolución de las crisis son acciones que ayudan. La ciudad sin ley de la violencia doméstica se lleva la palma entre extranjeros, parejas de hecho y en último caso en divorcios con conflictividad añadida o intereses espurios de una de las partes. ¿Quien le explicó el fundamento a los legisladores que la mediación, orientación y terapia familiar,no debería practicarse en casos de maltrato?

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris