Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

Oh, my fucking god

Santi Benítez
Santi Benítez
lunes, 2 de octubre de 2006, 01:51 h (CET)
Sin duda, una de las peores cosas que llevo de mis compatriotas es verlos con el brazo en alto, cantando el cara al sol, con el trapito del buitre, el yugo y las flechas ondeando al viento a sus espaldas. Dicen sentirse orgullosos de ser españoles, y a mi me da vergüenza ajena que lo crean, por no hablar del asco que siento sabiendo que son seres humanos y resulta que yo también lo soy. Luego alguien se extraña de reivindicaciones como las del Proyecto Gran Simio, porque nadie me negará que si estos cenutrios, “patriotas” y humanos, los tienen, ¿Con qué cara les vamos a negar derechos a nuestros primos? Que bien mirado, son más humanos que estos “españoles”.

Lo peor es cuando se organizan en grupos neonazis como batatasuna o Alternativa Española y, aun siendo cuatro pelagatos, logran, normalmente mediante amenazas y agresiones, que las instituciones democráticas claudiquen prohibiendo espectáculos o actos artísticos, simplemente porque a esos tres gatos gritones no les gusta. Ha sido el caso de la cancelación de la ópera Idomeneo, de Mozart, en Alemania. Al parecer por miedo a represalias islamistas. Ya se sabe que eso de cortarle la cabeza a Mahoma en un escenario puede ser el desencadenante de un atentado en Alemania. Bueno, eso y dibujarlo, o cualquier otra cosa. De lo que los periódicos alemanes no dicen nada es de la airadas protestas de los grupos de extrema derecha cristiana, que armaron la de dios es cristo porque en la misma obra también le cortan la cabeza a Jesús. Claro que estos no hacen atentados, se conforman con apalear inmigrantes, dar palizas a homosexuales y quemar alguna sinagoga que otra. Vamos, pecata minuta.

Uno podría pensar que esas cosas sólo pasan en Alemania. Pero es que últimamente en nuestro país la cosa no es que vaya mucho mejor, es más, está llegando a un punto en el que está empezando a parecer que ciertas instituciones se sienten inclinadas a hacer caso de las reivindicaciones de esa basura “patriotera”.

Todo esto tiene miga. Ya en abril de 2004 la cosa se puso cruda con la obra “Me cago en dios”, del escritor y dramaturgo Iñigo Ramírez de Haro. Hasta Esperanza Aguirre envió una cartita, notita, o no sé como llamarlo, en la que le decía a Manuel Hernández León, Presidente del Círculo de Bellas Artes de Madrid, diciéndole que "con sorpresa e indignación" tuvo conocimiento de que se había incluido en su programación "una obra teatral cuyo título es marcadamente hiriente e insultante para una inmensa mayoría de madrileños, a la vez que ofende sus sentimientos más profundos", y añadió, "Como presidenta de la Comunidad de Madrid -añade la carta- y máxime representante de sus ciudadanos, y como titular de esta institución que contribuye con una gran cantidad de dinero público cada año a la actividad de esa Casa, quiero trasladarle nuestro malestar, el mío propio y el de la institución que presido, por el hecho de que se haya producido esa circunstancia, y que pueda entenderse que la Comunidad de Madrid avala esta programación". Hay que joderse.

Ahora nos encontramos con que en la misma Comunidad, aunque esta vez por parte del Ayuntamiento de Madrid, se niega, incluso después de haber contratado el evento, la capacidad de estrenar una obra llamada “Lorca eran todos” en el Teatro Español. Aunque finalmente se ha estrenado en el teatro de CC.OO. Al estreno acudieron esos cenutrios de los que hablo al principio, que no por ser tres pelagatos se los oía menos.

Me da la impresión de que si las instituciones gobernadas por el PP siguen haciendo este tipo de cosas alguien tarde o temprano va a atar cabos y va a decir que tienen algo que ver con esos descerebrados del brazo en alto y la banderita del buitre, el yugo y las flechas. Y los del PP saben muy bien, que ellos son maestros en ello, que si se repite mucho al final va a haber alguien que se lo crea, aunque no salga publicado en el Mundo.

Suena de fondo “Oh, my fucking god”, (Lo siento, no tengo ni idea de quien es la canción).

Buenas noches, y buena suerte...

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris