Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   UE   Política  

¿Qué le queda a J.L.Avalos, sino renunciar a su cargo?

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole paga al país un precio más caro” Adolfo Suarez
Miguel Massanet
domingo, 26 de enero de 2020, 10:06 h (CET)

Los políticos tienen sus propias reglas del juego, al menos cuando nos referimos a los políticos españoles que, cuanto más alto es el cargo más se enrocan en su poltrona y menos caso hacen de aquellas voces, en ocasión muy numerosas que les piden que sean consecuentes con aquellas promesas con las que se promocionaron para ser votados por aquellos ingenuos que tuvieron la flaqueza de votarlos. Usted no ha sabido actuar conforme se le exigía, no ha sido capaz de hacer honor a su palabra, no ha podido evitar cometer errores de bulto que lo descalifican para seguir ocupando un puesto de responsabilidad o se ha dejado manejar por el resto del equipo de gobierno para cometer una acción punible; pues muy señor mío: a usted le toca presentar su dimisión irrevocable, recoger sus pertenencias personales, entregar su cartera ministerial a aquella persona que deba sustituirle y marcharse sin más comentarios ni explicaciones a su casa.


Los méritos del señor J.L.Avalos para haber alcanzado el elevado puesto que le ha otorgado su jefe de filas el señor Pedro Sánchez se pueden reducir, no a sus conocimientos académicos de los que carece; no a sus éxitos al frente de su ministerio que son nulos y no, por supuesto, a su habilidad como político que, a la vista está, es simplemente la de un novato incapaz de cumplir la misión que se le ha encomendado por sus superiores sin que meta la pata hasta el corvejón y aquellos que debería haber sido un secreto muy bien guardado ha salido a la luz de una forma tan espectacular que, si se le hubiera querido darle publicidad hubiera sido imposible mejorar la expectativa que ha levantado en todos los medios informativos y ya no digamos en los mentideros de la política que están en ebullición desde que el gazapo cometido por el señor Ávalos ha pasado a ser del dominio público.


No sólo ha cometido un error garrafal poniendo en entredicho la política del Gobierno respecto a la dictadura de Venezuela, sino que ha alarmado a toda Europa al no denunciar que la señora vicepresidenta de la dictadura de Maduro, había entrado de matute en el espacio aéreo europeo, algo que tiene expresamente prohibido por el gobierno de la UE. Su falta de cintura política al no ser capaz de tener preparada o improvisar, con ingenio, una explicación satisfactoria de su conducta, ha puesto al señor ministro de Fomento a los pies de los caballos y, las distintas y disparatadas versiones que ha querido dar para justificarse, no han sido más que nuevas losas que añadir a las que ya lo estaban aplastando ante la opinión pública que se puede decir que no ha sido capaz de entender que el Gobierno de izquierdas español, impulsado por el grupo Podemos, haya comenzado una campaña encaminada a aliarse con los pocos gobiernos que todavía apoyan al gran sátrapa, todos ellos de cariz comunista; rompiendo con ello el consenso con la política que había acordado la UE respecto a la dictadura de Madura y en apoyo del gobierno provisional del señor Guairó el dirigente del pueblo venezolano que intenta recobrar para su país la verdadera democracia.


Pero no teman, estamos ante un gobierno de perfectos caraduras, a los que no les impacta nada ni hay presión alguna que les incite a apartarse de sus puestos y, naturalmente, dejar de cobrar sus abultados salarios; conocedores, la mayoría de ellos, que su lugar en la vida civil, dados sus escasos méritos y capacidades, los condenaría a salarios con los que, acostumbrados a la opulencia de la que gozan ahora, no les llegarían ni para coger un taxi para ir a su trabajo. El señor Ávalos, si tuviera un mínimo de decencia y dignidad política, debiera ya haber entregado su dimisión; pero, señores, no olviden que este señor que, en estos momentos, está en el centro del huracán político, tiene una cualidad que parece que constituye el mayor mérito de este nuevo ejecutivo de la Moncloa: saben mentir, tergiversar, engañar, descalificar, injuriar, cambiar de versión y sostener cualquier peregrina versión de un suceso, con la tranquilidad, aplomo, hieratismo, falta de escrúpulos morales y éticos y grandes dosis de descaro y falta de vergüenza; que constituyen una de las cualidades que más tiene en cuenta su maestro en el arte de engañar, el señor Pedro Sánchez, como puede comprobar quien quiera consultar las hemerotecas de los últimos meses y ver, sobre lo escrito en la prensa, el referente de la trayectoria del actual Presidente del gobierno a través de los últimos meses de la pasada legislatura y del tiempo en el que tuvo en vilo a la nación española.


Desgraciadamente ya se ha visto, por las declaraciones de estas ministras, feministas radicales todas ellas; por el comportamiento y las manifestaciones, tanto del señor Sánchez como de su colega, el señor Pablo Iglesias, y de toda la ramplona pandilla de asesores y cargos dependientes de los diversos ministerios, todos ellos verdaderos defensores de las políticas extremas que ya nos viene anunciando este gobierno que como nos viene demostrando por su falta de autoridad y su predisposición en cambiar el CP sólo para favorecer a los condenados por el TS, intentando suprimir, en contra del criterio de la judicatura y de la inmensa mayoría del pueblo español, el delito de sedición, simplemente, con el objetivo de beneficiar a los condenados separatistas con una rebaja importante de sus condenas. El Ejecutivo en franca batalla contra el Judicial, mientras el Legislativo sigue enzarzado en una lucha a muerte por ver quién es capaz de conservar la España que nos legaron nuestros padres o los que intentan cuartearla y convertirla en otra Venezuela trasladada a Europa, para que sirva de semilla de una posible expansión hacia el resto de la UE.


Una muestra más, señores, de la clase de país en el que vamos a estar condenados a vivir durante esta próxima legislatura. La no judicialización de la justicia, para estos que nos van a gobernar significa, ni más ni menos, que el resolver todos los asuntos imponiendo su mayoría de izquierdas en todos los lugares sin que quepa el recurso de acudir a los tribunales para defender los derechos de cada cual. Empezando por el nuevo Gobierno, donde ellos estén instalados, mediante el aumento de impuestos, las limitaciones del derecho de propiedad, la invasión de la autonomía privada, el control de la educación, la censura de la prensa, el intervencionismo político en aquella parte de la justicia en la que tienen posibilidad de imponer sus criterios ( abogacía del estado, fiscalía etc.)


Sí señores, el señor Ávalos en uno de estos ejemplos de lo que nos vemos obligados a tragarnos a la fuerza y va a seguir ejerciendo de ministro y de “corre, ve y dile” del señor Presidente, para ayudarle en todos aquellos chanchullos en los que el señora Sánchez no desee verse involucrado directamente. Como Cancerbero de un proyecto político que está haciendo aguas por los cuatro costados, el PSOE, que perdió 700.000 euros en estas pasadas elecciones que ellos presentan como una gran victoria; que empieza resquebrajarse cuando pretenden que todos aquellos de sus barones acepten de buen grado que se aplique una política a todas luces bolchevizante y que, sólo va a necesitar unos meses para que no sólo, desde los propios votantes españoles, sino también desde las instituciones europeas, ( con los EE.UU ya hemos quedado enfrentados y esto no vamos a tardar en comprobar sus efectos si, como parece, piensan gravar todavía más las exportaciones de nuestros automóviles destinada a aquella gran nación) se vayan enterando de lo que verdaderamente se está cociendo en España.


O sea que, señores, vayamos empezando a mentalizarnos de que nada de lo que teníamos con anterioridad, ninguna de las garantías que nos proporcionaba nuestra Constitución, nada de lo ganado en cuanto a empleos de nuestros trabajadores, nada de los avances en la competitividad de nuestras empresas o de la productividad de nuestros empleados, va a seguir manteniéndose. Vienen tiempos en los que sindicatos, comités de empresa, activistas, y ministros comunistas irresponsables y capaces de enfrentarse a las directrices europeas para favorecer la revolución comunista que pretenden implantar, van a minar gravemente nuestras aspiraciones de remontar los restos de la crisis pasada o los anticipos de aquel parón de la economía que se nos viene anunciando. Preparémonos a resistir y tengamos el valor necesario para esperar tiempos mejores que, con toda seguridad van a llegar cuando, como le ocurrió al gobierno de Zapatero, el pueblo español se dé cuenta de la trampa en la que ha caído permitiendo este gobierno Frankestein que nos ha tocado en suerte.

Comentarios
Milagro 22/feb/20    23:49 h.
Carol garcia 28/ene/20    09:48 h.
Casas Viejas 26/ene/20    14:29 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Los órganos superiores y su precedencia de los nuevos ministerios

El 18 de febrero, el BOE publica el Real Decreto 372/2020 y el 373/2020

¿Será el coronavirus el cisne negro de la Globalización?

“La crisis es la mejor bendición que le puede suceder a personas y países porque la crisis trae progresos” (Albert Einstein)

Violencia contra la mujer

“Ya sabemos cómo se las gasta la ultraderecha española como para no esperar, cuando menos, matizaciones al respecto”

Atención al fuego amigo, señor Casado. No permita presiones interesadas

“Cambia tu opinión pero mantén tus principios. Cambia tus hojas, pero mantén tus raíces” Victor Hugo

Carta abierta a Willy Toledo

El filósofo Max Scheler afirma que una persona resentida se intoxica a sí misma
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris