Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Copo  

Alejo Vidal-Quadras

José García Pérez
jueves, 30 de enero de 2014, 07:14 h (CET)
    Es una constante en cualquier conversación política el comentar que Alejo Vidal-Quadras tiene una cabeza muy bien “amueblada”, lo que nadie profundiza es en saber si los posibles muebles son de este siglo, del pasado o vaya usted a saber.

    Los que conocen algo mi forma de pensar, y expresarla a través de estos miles de “copos” escritos es que no comparto ninguno de sus “muebles”. Ya  en  el año 2007, durante una tertulia radiofónica, el tal Alejo definió a Blas Infante como un “cretino integral”, o sea, un estúpido total; desde ese día intenté borrarlo de mi agenda de presencias y no hacerle ni puñetero caso, y es que vamos, tildar con semejante calificativo al notario de Casares (Málaga) que los andaluces, tal vez no todos, consideramos Padre de la Patria Andaluza, y así consta en el Estatuto que nos dimos libremente, no deja de ser un insulto a tod@s lo que formamos parte de este pueblo que amamos, nos duele y nos gustaría verlo algo mejor de salud política y económica.

    Pero además, Vidal-Quadras, con toda esa parafernalia de integridad con la que parece cubrir su discurso es un vivales de la política de mucho cuidado, pues de ella lleva viviendo, y muy requetebién, desde hace más, bastante más, de un decenio. Sé que ha fichado por Vox, nuevo partido al que un día habrá que dedicar un “copo”, pero no sé si ya ha entregado el acta de europarlamentario y, por tanto, la Vicepresidencia del Parlamento de Europa que debe al Partido Popular.

    Lleva años y años dándole estopa al PP, pero el muy jodido no dejó la morterada de euros, y ahora cuando sabe que los de la gaviota azul -nunca confundir con la “roja”- no lo van a incorporar al listado de las próximas elecciones, el muy gachupino, al igual que hiciera Rosa Díez, “apuñala” a los que tanto debe.

    Algunos que ignoran hechos políticos, lo equiparan a la línea dura y díscola de José María Aznar y no saben, o no recuerdan o no quieren recordar, que fue el del clic de Las Azores el que lo largó de la presidencia del PP catalán.

    También presume de que siendo él candidato a la Honorabilidad de la Presidencia de la Generalitat obtuvo el mayor número de diputados, diecisiete, conseguidos por el PP en Cataluña, y olvida el muy cretino que Alicia S. Camacho obtuvo en las últimas elecciones dieciocho actas, una más que él, y ello a pesar de la irrupción de “Ciudadanos” y “UPyD”.

    Menudo lastre se ha quitado el PP de encima, ahora lo que tienen que hacer es saber explicarlo, pero son tan torpes que harán de él un mártir.

    Ah, que conste que no soy del PP; todavía me considero andalucista: así me va.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!

Cataluña en pie de guerra. Sólo el constitucionalismo salvará España

"Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos." Francisco Largo Caballero. (II República)

40 años de paz

La verdad es que ni tan buenos éramos entonces ni tan malos somos ahora, pienso yo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris