Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Sector aeroespacial de Rusia en el punto de mira europea

Andrei Kisliakov
Redacción
domingo, 1 de octubre de 2006, 05:36 h (CET)
El presidente del comité parlamentario para asuntos internacionales ruso, Konstantín Kosachev, había comentado a mediados de septiembre que los dirigentes de Rusia, Francia y Alemania se proponían estudiar en su próxima reunión los planes que tenía el Banco de Comercio Exterior de Rusia (Vneshtorgbank) de comprar acciones del consorcio europeo EADS.

Sin duda esa es una transacción que merece un encuentro aparte de los líderes europeos. Eso por una parte. Por la otra, la ampliación de los vínculos ruso-europeos en el ámbito aeroespacial es un proceso objetivo de nuestros tiempos.

En lo que respecta a EADS (European Aeronautic Defence and Space Company), es la mayor corporación de la industria aeroespacial en Europa. Produce las aeronaves Airbus, helicópteros, aviones de combate, cohetes y aparatos espaciales. Posee el 80% de las acciones de Airbus (el 20% restante pertenece a la británica BAE Systems). En 2005 había facturado 34,2 mil millones de euros y obtuvo un beneficio neto de 1,68 mil millones de euros. Entre los accionistas de EADS figuran la compañía francesa Sogeade (30,3%), el consorcio DaimlerChrysler (22,5%), el Gobierno francés (15%), la compañía mediática Lagardere (7,5%), la empresa española SEPI (5,6%) y los propios empleados de EADS (3,55%).

Desde el punto de vista político-económico, donde el eslabón principal es el aspecto técnico, la colaboración ruso-europea se granjeó la estimación internacional en la Exhibición del Aire y el Espacio ILA 2006 celebrada el pasado verano en Berlín. En ese foro Rusia obtuvo el estatuto oficial de país socio de la Unión Europea.

El presidente de la Asociación de la Industria Aeronáutica y Aeroespacial Alemana (BDLI), Thomas Enders, ha comentado que esa decisión es un "reconocimiento de los éxitos que ha logrado Rusia en la exploración del espacio y, también, de la solidez de nuestra larga cooperación". Hizo resaltar que precisamente Rusia suministra piezas y partes para los aviones del consorcio Airbus (incluido el novísimo modelo A-380), coloca en la órbita satélites europeos y participa en proyectos científicos en el espacio. Una evidente prueba del alto estatuto merecido por Rusia en la Exhibición de Berlín fue su pabellón, que resultó ser segundo por sus dimensiones después del alemán.

Particularmente en el sector de la aviación, las compañías aeronáuticas rusas van intensificando su colaboración con empresas europeas. Airbus, por ejemplo, ha propuesto realizar un voluminoso programa conjunto cuyo valor supera 25.000 millones de dólares.

El presidente de EADS, Gustav Humbert, había anunciado hace tres años que la "industria aeroespacial rusa podría entrar a formar parte de la gran familia de Airbus". Rusia fue invitada a participar en los programas de diseño y producción del nuevo avión europeo A-350 en las condiciones de reparto de riesgos. La participación rusa en ese proyecto es del 3 al 5 por ciento. Se espera que los especialistas rusos participen no sólo en la producción de piezas y partes sino también en su desarrollo y en los servicios de posventa. Después de que sean cubiertos los gastos del proyecto A-350, las compañías participantes procederían a sacar beneficio conforme a las cuotas abonadas.

En lo referente a la cosmonáutica, la cooperación ruso-europea experimenta un notable progreso los últimos años. Avanza a toda marcha la construcción de la plataforma de lanzamiento para los impulsores rusos 'Soyuz 2' en el centro espacial de Kourou en la Guayana Francesa. Cabe mencionar asimismo el proyecto conjunto 'Volga' en el que participan siete empresas, tres de las cuales son rusas. El centro de cohetería espacial ruso 'Mstislav Keldysh' está desarrollando para ese proyecto un propulsor que podría abrir una nueva era en la exploración del espacio ultraterrestre. El precio del proyecto 'Volga' se ubica en 1.000 millones de euros y la gran parte de esos gastos la asumirá la Agencia Espacial Europea (ESA).

Europa y Rusia también han acordado desarrollar juntamente el "sistema de transporte espacial tripulado". En este caso serían aprovechadas las propuestas rusas sobre la nave modificada 'Soyuz' y el transbordador espacial de la nueva generación 'Cliper'. La cosmonave 'Soyuz', por ejemplo, haría vuelos no sólo a la Estación Espacial Internacional (ISS) sino también a la Luna. La modernización de 'Soyuz' sería ultimada hacia 2010. Los europeos apoyan la iniciativa rusa de lanzar esa nave desde Baikonur y también desde Kourou.

La ESA está desarrollando su propio programa de vehículo espacial ATV (siglas en inglés de Vehículo de Traslado Automatizado), pero entiende que sin Rusia no alcanzará grandes éxitos en el espacio. Los especialistas rusos suministran para el ATV elementos tan importantes como sistemas de acoplamiento y de repostado, así como los equipos para controlar esas operaciones. La parte rusa, además, está trabajando en la integración del vehículo espacial europeo en el segmento ruso de la ISS.

Europa aspira a colaborar con Rusia en el área espacial porque, además, tiene que vérselas con un competidor tan potente como la Agencia Aeroespacial Estadounidense (NASA). Al asociarse con Rusia, que acumula una gran experiencia en la exploración del espacio, la ESA puede ampliar considerablemente sus propias posibilidades. Para Rusia, por un lado, es importante consolidar su liderazgo en los programas mundiales de vuelos tripulados; y por otro lado, la participación europea en esos programas permitirá aprovechar los recursos financieros, industriales e intelectuales de los países socios.

Pues todo indica que la transacción entre Vneshtorgbank y EADS, que llegará a ser una de las más importantes en la historia del sector aeroespacial, es un acontecimiento emblemático pero, al mismo tiempo, predeterminado por la época actual.

____________________

Noticias relacionadas

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye

Maduro, Sánchez y el desmadre separatista

“Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño” Napoleón Hill

Arte sacro

El arte sacro sirve para neutralizar la gravedad de la idolatría

La amenaza de una proposición de ley

La ideología de género es un ataque a nuestras mismas raíces

Campaña independentista en Cataluña

Ya ha comenzado el pasado jueves la campaña por el sí a la independencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris