Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Perrofaluteando   -   Sección:   Opinión

Montse se ha quedado (para siempre)

Cuando una persona tan grande se va lo que deja en nosotros es mucho más grande de lo que creemos
Luis W. Sevilla
@LuisWSev
domingo, 26 de enero de 2014, 10:59 h (CET)
Montse se ha ido. Esta semana Montse, fatalmente, dolorosamente, desconsoladamente se ha ido. Rodeada de sus personas más queridas, de un poquito de ese inmenso amor que siempre dio y despidiéndose de la forma más absolutamente inesperada, festiva y ávida … se ha ido.

Mi relación con Montse es, vitalmente, tangencial. Sin embargo su presencia y los efectos de su presencia son solidos, gigantes y bellos como los de un acantilado. Montse nos enseñaba sensatez, cordura y amor. Desde esa inacabable sensibilidad que la caracterizaba, desde su firmeza y amor.

Ella puso su corazón gigante con su cabeza nada,nada pequeña, escuchando y hablando, en medio de cabezas gigantes con corazones nada pequeños, y nos conquistó a todos. No solo eso, mucho más allá. En su estar, simplemente estando, tomó partes de nosotros y las reconfiguró por completo, cambiándolas, ampliándolas, dotándolas de una mucho mayor profundidad, riqueza y sentido.

Y en esto que, si casi poder preverlo y sin poder evitarlo, nuestras vivencias con ella dejaron de poder renovarse. Nos quedamos sin aliento, sin pulso, sin. Cuando el pulso y el aliento van volviendo, poco a poco encontramos a esa inmensidad que ella ha construido en cada uno, dulce y firmemente.

Y cada nuevo día que vivamos será, inevitablemente, con ella. Nos ha conectado, en su entorno, de una forma especial. Nos ha hecho mirarnos, sentirnos y escucharnos, de una forma especial. Ha dejado tejidos puentes y uniones que son ella, cada vez y en cada rato. Un mucho de nosotros es ella y así va a ser para siempre.

Montse se ha quedado, en nosotros.

Dedicado a mi tía Montse Anfruns, un alma inmensa que nos ha aportado una mirada especial. Y a todas las Montses que podéis reconocer si miráis alrededor vuestro.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris