Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Perrofaluteando   -   Sección:   Opinión

Montse se ha quedado (para siempre)

Cuando una persona tan grande se va lo que deja en nosotros es mucho más grande de lo que creemos
Luis W. Sevilla
@LuisWSev
domingo, 26 de enero de 2014, 10:59 h (CET)
Montse se ha ido. Esta semana Montse, fatalmente, dolorosamente, desconsoladamente se ha ido. Rodeada de sus personas más queridas, de un poquito de ese inmenso amor que siempre dio y despidiéndose de la forma más absolutamente inesperada, festiva y ávida … se ha ido.

Mi relación con Montse es, vitalmente, tangencial. Sin embargo su presencia y los efectos de su presencia son solidos, gigantes y bellos como los de un acantilado. Montse nos enseñaba sensatez, cordura y amor. Desde esa inacabable sensibilidad que la caracterizaba, desde su firmeza y amor.

Ella puso su corazón gigante con su cabeza nada,nada pequeña, escuchando y hablando, en medio de cabezas gigantes con corazones nada pequeños, y nos conquistó a todos. No solo eso, mucho más allá. En su estar, simplemente estando, tomó partes de nosotros y las reconfiguró por completo, cambiándolas, ampliándolas, dotándolas de una mucho mayor profundidad, riqueza y sentido.

Y en esto que, si casi poder preverlo y sin poder evitarlo, nuestras vivencias con ella dejaron de poder renovarse. Nos quedamos sin aliento, sin pulso, sin. Cuando el pulso y el aliento van volviendo, poco a poco encontramos a esa inmensidad que ella ha construido en cada uno, dulce y firmemente.

Y cada nuevo día que vivamos será, inevitablemente, con ella. Nos ha conectado, en su entorno, de una forma especial. Nos ha hecho mirarnos, sentirnos y escucharnos, de una forma especial. Ha dejado tejidos puentes y uniones que son ella, cada vez y en cada rato. Un mucho de nosotros es ella y así va a ser para siempre.

Montse se ha quedado, en nosotros.

Dedicado a mi tía Montse Anfruns, un alma inmensa que nos ha aportado una mirada especial. Y a todas las Montses que podéis reconocer si miráis alrededor vuestro.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris