Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Tribuna de opinión   -   Sección:   Opinión

No hay sexo en Ramallah

Un libro ácido que “sin ser feminista ni lesbiana” nos pega un meneo importante
Xavier Grau
viernes, 24 de enero de 2014, 07:43 h (CET)
Dicen los que lo conocen, que el restaurante Darna de Ramallah ofrece lo mejor de la cocina mediterránea hecha en esta ciudad histórica de Palestina. Y me lo creo. ¿Por qué? Porque en este lujoso establecimiento sitúa la escritora Siad Amiry a sus amigas-protagonistas de su novela rompedora: No hay sexo en Ramallah. Un libro ácido escrito por esta mujer que “sin ser feminista ni lesbiana” nos pega un meneo a través de una generación de mujeres que crecieron con la OLP y se toparon de bruces con la menopausia personal y la frustración política colectiva.

Suad Amiry recibirá este sábado día 25 de enero el premio Nonino 2014 por su narrativa ágil y divertida, sagaz, punzante y militante por los derechos humanos. Así lo ha proclamado el jurado formado –¡atiendan bien!- por el premio Nobel VS Naipul, Eermano Olmi, Claudio Magris, Edgar Morin y Fabiola Gianotti.

Suad Amiry ya mostró garra literaria y militancia en su obra Sharon y mi suegra, donde a modo de diario destripa los avatares familiares en medio de las invasiones israelíes entre 2001 y 2003.

¿Y por qué les hablo de Amiry, de su suegra, de su literatura y de su sexo? Porqué si cierran ustedes los ojos un segundo y piensan en Palestina, seguramente imaginaran esos densos mapas donde encaja la franja de Gaza y Cisjordania junto al Estado de Israel; porque recordarán la imagen decrépita de Arafat abandonando Ramallah enfermo o tal vez envenenado; porque señalarán un edificio cosido a bombazos y llorarán por un niño herido que, sangrando, busca con la mirada a su padre.

Y esa es una Palestina dura, real, que nos interpela. Pero les propongo imaginar esa otra Palestina que no abre los Telediarios. La que nos explica Suad Amiry: donde hay violencia y esperanza; donde hay personas que mueren de viejas y no a balazos como dejó dicho Mahmoud Darwish. Donde hay chavales que siguen, como los nuestros, los partidos del Barça y del Madrid sin saber que la suya es la tierra herida de todas las tierras heridas del Planeta.

Y mientras, algunos afortunados, como las amigas de Suad Amiry, alzarán el índice para solicitar al camarero del Darna otra ración de marisco y ensalada fresca.

Como aquí, entre nosotros, donde también tenemos nuestras escritoras, nuestros restaurantes, nuestros problemas con el sexo y nuestras palestinas.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos

La búsqueda sin fin

No es este un movimiento nuevo, ni exclusivo de nuestro tiempo

¿Hasta cuándo permitiremos las insolencias separatistas al Jefe del Estado?

“Discutir con tontos supone tener que bajar al nivel de los tontos y ahí son imbatibles” Arturo Pérez Reverte

Performativos

Más que aprender y obrar en consecuencia; predomina el forzamiento oportunista de la realidad

Recuerdos de niño: lenguaje e historia

Nuestra patria es nuestra lengua y nuestra historia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris