Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Copo   -   Sección:   Opinión

¿De quién es el escaño?

En las auténticas democracias consolidadas, los parlamentarios votan, a veces, a favor de los contrarios
José García Pérez
jueves, 23 de enero de 2014, 07:49 h (CET)
De nuevo, con la ruptura de la disciplina de voto de los tres diputados del PSC, vuelve la polémica sobre la “propiedad” del escaño obtenido en unas elecciones, sean estas generales, autonómicas o municipales, y junto a los “derechos adquiridos” brota el tema de la disciplina de partido.

La Constitución, en su artículo 67.2, deja el tema clarísimo al enunciar: “Los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo”. Frente a esta propiedad del elegido, la clase dirigente política española establece los que se conoce como “disciplina de partido”, o sea, a obedecer y no se hable más del asunto, lo que conlleva un total atropello a la libertad de conciencia, o sea, a votar según el dictado personal, intransferible por cierto.

La conducta de los tres “insurrectos” diputados del PSC puede llevar a la dirección del partido a su apartamiento del colectivo político o a una multa, pero jamás a birlarle el escaño que les pertenece según nuestro ordenamiento jurídico.

El surrealismo político español llega a tales actos de insensatez que, sin ir más lejos, vemos a la vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos, solicitando del PP libertad de voto para los diputados de la “gaviota” en el escabroso tema del aborto, y la libertad, en todas sus variantes, no se pide sino que se ejerce sin más.

En las auténticas democracias consolidadas, los parlamentarios votan, a veces, a favor de los contrarios, y es práctica común.

Recuerdo aquellos años convulsos de la pre-autonomía andaluza en que Manuel Clavero, ministro de Cultura de UCD, abandonó el partido centrista por no estar de acuerdo con el proceso autonómico que desde el gobierno se dictó para Andalucía y se refugió en el Grupo Mixto; y cómo no voy a recordar lo “sufrido” en mis propias carnes por idéntico motivo cuando, tras hablar con Fernández Ordóñez, Fernando Abril y Adolfo Suárez, decidí que mi lugar político estaba fuera de UCD para situarme dentro de Andalucía y su problemática.

Todos aquellos que hemos pasado por situaciones semejantes sabemos de críticas soportadas, miradas aviesas, declaraciones difamatorias y hasta de alguna seria velada amenaza; pero a pesar de ello, a contracorriente de las formas, dimos el paso que creímos conveniente y antepusimos la libertad a la disciplina.

En pocas ocasiones, aunque si en algunas, pienso que mi vida no sería la que es si me hubiese doblegado a la disciplina de partido, pero jamás me arrepentí de dejar de ser algo para ser yo.

Comentarios
japan.thefactorynola 25/jun/14    11:48 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris