Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Reforma política

La grave crisis política en que estamos inmersos sólo podrá resolverse si los partidos acceden a que la luz y los taquígrafos aparezcan para que la transparencia sea realidad
Octavi Pereña
martes, 21 de enero de 2014, 08:21 h (CET)
Las esperanzas depositadas en la Constitución de 1978 de que España saldría del oscurantismo de la Dictadura y de que aportaría salud política se han desvanecido. Hoy, pocas personas consideran que la Constitución sea una herramienta útil para aportar la regeneración política tan necesaria. Quienes la defienden a capa y espada lo hacen para preservar sus privilegios más que para el bien de España que tanto dicen que aman. Hoy son muchos quienes defienden una reforma constitucional a fondo sin darle largas.

Cuando en el año 1982 los socialistas ganaron las elecciones, una de las primera cosas que Alfonso Guerra dijo a sus lacayos fue: Quien se mueva no sale en la foto. Dicho de otra manera: Disciplina de partido férrea y sumisión incondicional a las directrices que emanen de la cúpula. La declaración de Guerra era un reconocimiento público, velado, de que los partidos se organizaban de forma piramidal de la misma manera como lo hacen las sectas. La famosa frase de Alfonso Guerra es una manera muy política de decir que ningún militante del partido que ostente un cargo puede tener pensamiento y criterio propio, que no puede disentir de las directrices que emanan desde la cúpula, aún cuando sean sandeces. La implantación de la voz única, la del amo en los partidos, no es la mejor manera para alcanzar su regeneración que es tan necesaria. Prohibir que los diputados y quienes ostenten cargos dentro de los partidos tengan voz propia y puedan expresar públicamente sus puntos de vista no es la mejor manera de frenar la corrupción que tantos daños ocasiona a la democracia. Además de fomentar la estupidez al no permitir que el pensamiento se renueve, se estimula la adulación a los líderes y se incrementa su narcisismo cuando se les hace creer que son números 1.

La infalibilidad, es decir, la posesión de la verdad absoluta no está al alcance de ninguna persona. Por esto es tan clarificador este pensamiento: “Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo, mas en la multitud de consejeros hay seguridad” (Proverbios 11:14). Ah, los consejeros no deben escogerse a la tuntún. Los que escogió el rey Roboán, hijo de Salomón, condujeron al reino a la desgracia. Quien ame de verdad a su país, hay muchos que lo dicen pero sus hechos lo desmienten. Los consejos deben irse a buscar en quienes los hagan llorar porque éstos en verdad aman a su país y desean que funcione bien para dicha de todos los ciudadanos. Los políticos que están dispuestos a llorar están abiertos a corregir sus errores, hecho que sanea a la política.

Tal como están montadas las estructuras de los partidos, de forma piramidal y con listas cerradas confeccionadas por sus cúpulas que se mantienen permanentemente en el poder, es totalmente imposible corregir el desbarajuste político porque no da lugar a la discrepancia beneficiosa.Si te mueves no sales en la foto, aún cuando no se repita verbalmente, en la práctica así sucede. Como nuestro sistema electoral está basado en listas cerradas que confeccionan las cúpulas de los partidos, quienes aparecen en ellas no se atreven a disentir las consignas que reciben de sus superiores porque hacerlo implica perder el cargo, el sueldo y los emolumentos extras que lo acompañan. Así que silencio y a comportarse como una marioneta accionada por las células grises que trabajan en la sombra. Manera de hacer política muy poco democrática.

El pasado día 16 tres diputados del PSC catalán votaron en contra de la consigna recibida del partido. Se podrá estar a favor o no de la decisión tomada por la connotación política que la acompaña. No es mi intención analizarla porque sería interpretarla. Lo que deseo subrayar es la valentía de dichos diputados que se han atrevido a disentir de las directrices antidemocráticas de sus superiores. Sí desearía que cunda el ejemplo y en todos los partidos los diputados se atrevan a disentir de las órdenes que les llegan de arriba y que anulan su libertad de pensamiento. La democracia lo agradecerá.

La partidocracia no es la formula para conseguir la regeneración política. ¿ Conseguirá la presión popular que los ciudadanos tengan participación directa en la elección de sus representantes políticos para que sean responsables ante la ciudadanía de su gestión pública y sean los electores competentes para decidir si un cargo electo debe continuar o no en el oficio?.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris