Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Relatos   -   Sección:   Opinión

Corredores anónimos

Corren porque temen al sobrepeso, a la diabetes, a la hipertensión arterial, en definitiva, temen a la muerte.
Sebastián González Mazas
lunes, 20 de enero de 2014, 08:23 h (CET)
Si usted se las da de ser humano y vive en alguna ciudad de esas donde el ruido del tráfico le impide escuchar su sonido interior es muy probable que, en alguna ocasión, se haya cruzado con alguno de esos sujetos que se dedican a correr de un sitio para otro sin rumbo aparente.

Desde hace algunos años el footing se ha convertido en una moda que no entiende de edades. Cada día, en las urbes del llamado “primer” mundo, hombres y mujeres de distinta clase y condición, ataviados con una indumentaria indicada para la práctica deportiva se lanzan a una carrera desenfrenada contra sus propios límites.

Por la mañana, por la tarde o por la noche. Cualquier momento es bueno para echarse unas saludables carrerillas sobre el asfalto. Cada cual ajustará su sesión diaria de footing en función de sus horarios personales. Correr se ha convertido para muchos en una necesidad.

Imelda Blanco, rata de alcantarilla que de vez en cuando abandona las cloacas para darse un garbeo por la ciudad, ya está muy familiarizada con el fenómeno del footing entre los humanos, sin embargo no por ello deja de hacerse preguntas:

- ¿Pero por qué corren?.

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y con la excusa de que había bebido unas botellas de vino de más, dejé caer esta misma pregunta en uno de los bares que frecuento. Dionisio, uno de los parroquianos más longevos fue el único que se atrevió a responder:

- ¿Pues porque va a ser? Por miedo.

Le animé a que me razonase la respuesta, no sin antes invitarle a otra botella de vino.

- Está muy claro. Corren porque temen al sobrepeso, a la diabetes, a la hipertensión arterial, a las enfermedades cardiacas, a la atrofia muscular, en definitiva, temen a la muerte.

Entonces me acordé de aquella mítica película de Ridley Scott donde un fornido replicante le decía a un temeroso Harrison Ford que vivir con miedo es lo mismo que sentirte como un esclavo.

Por suerte en Burgos parece que la gente ha dejado de correr.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Crisis política catalana

Las medidas aprobadas irán al Senado y se verá lo que sucede

Dos peligros al acecho: elecciones y contagio prematuro

“La verdad se fortalece con la inspección y con el examen reposado; la falsedad se aprovecha de la prisa y de la indecisión” Tácito

A vueltas con nuestra democracia

Unas modestas reflexiones sobre el poder y las leyes

Quien deja de aprender no puede madurar espiritualmente

¿Por qué y para qué hago esto y lo otro?

¿Llama la muerte a la puerta?

La muerte es un problema que preocupa pero que no se le encuentra solución
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris