Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¡Con las posaderas al fresco no hay autoridad que valga!

“Una de las mayores desgracias de las gentes honradas es que son cobardes” Voltaire
Miguel Massanet
sábado, 18 de enero de 2014, 13:06 h (CET)
Nos encontramos, señores, quizá en uno de los momentos más críticos de nuestra democracia. España está sometida a uno de los más intensos ataques por parte de todos aquellos que se han confabulado para cambiar nuestro sistema democrático de gobierno por otro que no se puede definir de otra manera que de totalitario y absolutista.

Se pretende que las reglas de toda democracia, tanto la europea como de la América del Norte, sean sustituidas por lo que se podría entender como la expresión de la dictadura de aquellos que más ruido hacen, que más salen a las calles a protestar, que más destrozos producen en el mobiliario urbano o más lesiones causan a los inocentes ciudadanos que circulan por las calles. En una palabra, la prisa por destruir España se ha convertido en la principal prioridad para aquellos que lo vienen intentando, sin éxito, desde que llegó la democracia a este país.

Estos días hemos tenido ocasión de escuchar a un señor Rubalcaba, convertido en un Nostredamus apocalíptico, hablando de lo mal que lo está haciendo el actual gobierno y de lo bien que lo haría él al mando de un PSOE, que fue precisamente el culpable de que ahora nos encontremos en la crítica situación en la que nos hallamos. Como contrapunto, hemos tenido ocasión de ver a un PSC firmando su defunción debido a la escisión que se ha producido, en el mismo, con motivo de la votación por la consulta catalana. En Burgos se ha desatado un nuevo brote de esta epidemia que nos viene acosando, por el cual unos pocos cientos o miles de personas pretenden usurpar, sin mayor respaldo que el que se atribuyen ellos mismos, la potestad para entorpecer un proyecto aprobado por el Ayuntamiento, por las asociaciones de vecinos; que fue llevado como propuesta estrella por el PSOE burgalés y por la misma IU. Ahora los habituales carroñeros se desdicen y pretenden sacar provecho político de aquello que ellos mismos defendieron.

En Catalunya se ha consumado el enfrentamiento directo al Estado con una votación ganada por los separatistas por la que van a pedir al Parlamento español permiso para poder llevar a cabo el referéndum para someter al pueblo catalán si desea o no separarse de España, lo que ellos cínicamente, denominan “el derecho a decidir”. Los vascos han puesto de manifiesto su apoyo a los presos etarras o lo que viene a ser lo mismo a la ETA, representada en las instituciones por la legalizada BILDU, uno de los errores más dolorosos de un TC politizado hasta sus cimientos. En Andalucía, la tierra donde la corrupción se ha convertido en algo habitual, el señor Sánchez Gordillo, uno de estos personajes que ha aprendido a vivir del cuento exasperando los ánimos de sus conciudadanos, los andaluces, ya ha salido con sus reivindicaciones pidiendo que Andalucía, como el País Vasco y Catalunya, sea una nación libre porque, según él “Andalucía no es España” perdiéndose en unas disquisiciones sobre la convocatoria de “un proceso constituyente” basándose en los reinos de los antiguos Tartessos y en la ocupación árabe de España, coincidiendo con las peticiones de Marruecos, sobre un Al- Andalus de soberanía árabe.

Y, a todo esto, a este panorama desquiciado en el que todo aquel al que le da la gana se salta, impunemente, las leyes a la torera; se aplican las teorías de los hechos consumados y se apela a la coacción, al chantaje, a la ocupación de las calles y a los destrozos intimidatorios para torcer la voluntad de los políticos que, incapaces de tomar una resolución eficaz, optan por ceder a la presión de la calle y envainarse su orgullo, su autoridad y las leyes de la democracia, con la timorata excusa de “evitar daños mayores”. Las consecuencias ya las estamos padeciendo; los agitadores han conseguido sus objetivos y ahora sólo será cuestión de tiempo el que surjan nuevos actos vandálicos, nuevos chantajes o nuevas algaradas que pongan sitio a las autoridades locales para hacerles retroceder y claudicar ante la turba. Como ha dicho una de las revolucionarias de Burgos: se trata de que se olvide el proyecto del Ayuntamiento; se pongan en libertad a los detenidos por actos vandálicos, se atienda a las recomendaciones de los alborotadores sobre la forma en la que se deben invertir los dineros presupuestados para la obra que se anula y que, el señor Alcalde y su equipo de gobierno, presenten su dimisión. ¡Todas estas demandas, para ellos, son innegociables! Ya ha entrado el pueblo en La Bastilla y las guillotinas empezarán a cortar las cabezas de todos aquellos a los que han votado cientos de miles de ciudadanos que, no obstante, para estos alborotadores, no cuentan porque ¡la voz del pueblo!, por lo visto, es la suya.

Y, los ciudadanos de a pie, inermes, nos preguntamos para qué elegimos a un gobierno de derechas; por qué le dimos una mayoría absoluta y cómo fue que pensamos que cumpliría sus promesas electorales. Aquí, señores, tenemos al frente de la nación a un Gobierno amilanado, abúlico, impasible y, si se me permite la expresión, completamente desnortado que, incapaz de tomar una decisión firme de hacer respetar las leyes y la Constitución, se dedica a hablar con palabras vacías de contenido para no tener que enfrentarse con una realidad que, a poco que siga en esta línea de pasividad ante los acontecimientos cada vez más preocupantes y levantiscos, cuando quiera darse cuenta y reaccionar, el mal ya estará hecho, las soluciones inaplicables y la única solución será volver al típico enfrentamiento entre los ciudadanos.

Es evidente que la confianza de los electores del PP se va desmoronando, cada vez con mayor rapidez y ya somos muchos los que estamos a punto de abandonar este barco, desfondado e incapaz de seguir navegando, buscando el salva vidas que sea capaz de recoger aquellos valores y principios de los que se ha desprendido la actual dirección del PP, en la que parece que los que mandan son aquellos que apoyan el aborto o las pretensiones secesionistas de catalanes y vascos. Hasta en el tema etarra han sido incapaces de ponerse del lado de las víctimas, acuciados por el miedo a recibir los reproches de los “pactistas” o aquellos otros que piensan que los muertos están bien en sus tumbas y que ahora los vivos debemos olvidarnos del sacrificio de aquellas familias que sufrieron la infamia de los asesinos de la banda terrorista.

Hasta resulta que, en el tema fundamental de la vida de los fetos, están surgiendo voces que, haciéndoles el juego a las izquierdas, consideran que la ley del señor Gallardón perjudica a las mujeres porque les priva de masacrar a su antojo a sus hijos, como si no fueran pequeños seres humanos con tanto derecho a vivir como pudieran tener sus madres o quizá más, si tenemos en cuenta la catadura moral y ética de aquellas que anteponen su placer a la vida de su hijo. Un Gobierno que no ha cumplido ninguna de sus promesas y que, salvo en lo económico, ha sido incapaz de solventar los problemas con los que prometieron que se enfrentarían. Es penoso tener que aceptarlo, pero no vemos que el actual Ejecutivo tenga en sus manos el poner a salvo de sus detractores y enemigos a esta patria, España, que parece que está en verdadero peligro de quedar convertida en unos zorros. No se si habrá alguien capaz de evitar que estas predicciones lleguen a consumarse. Si lo hay que no pierda tiempo. O así es como, con preocupación, veo señores nuestra actual situación política y social.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris