Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con permiso  

Mi once eme

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 30 de septiembre de 2006, 01:42 h (CET)
El 11-M, “ése” 11-M, estaba yo ingresado en un hospital, ya hacía rato que había amanecido y encendí la radio. “Un atentado en Madrid” –dije en voz alta. E inmediatamente la acompañante del otro enfermo con el que compartía habitación se puso en pie como impulsada por un resorte, cogió una chaqueta y dijo: “Ay, madre, hay que ir a votar, ahora sí que voy a votar. Voy a arreglarlo todo (determinadas obligaciones profesionales, especifico yo) que el domingo hay que votar”.

A partir de ese momento y hasta la noche no hubo descanso, alternando la radio y la famosa televisión de monedas que hay en todos estos hospitales fui poniéndome al cabo de la calle de todo lo que había pasado y sufriendo por no poder estar frente al ordenador.

La cosa parecía clara en un principio, había sido ETA y lo que quería era influir en las elecciones. Ésa era la votación de ETA y me pareció entonces razón suficiente para anular aquellas votaciones. Luego vino todo el totum revolutum que ustedes conocen, incluidas manipulaciones claras del Gobierno, errores (¿intencionados?) de alguna prensa y manifestaciones nada espontáneas sino inducidas e ilegales ante las sedes del PP. Al final todos los indicios racionales, excepto determinados flecos de no siempre fácil explicación y que todavía están por completar, nos llevan a pensar que los atentados fueron obra de fascistas islamistas.

Aún quedan dudas y lagunas sobre la autoría definitiva de los atentados o cómo fueron llevados a cabo, pero la verdad es que me da exactamente igual quién puso las bombas, quién las financió y quien lo aconsejó. Al final los Tribunales de Justicia determinarán y personalmente asumiré lo que ellos decidan. A efectos políticos me sigue dando igual quién está detrás de todo ello, sigo pensando que aquellas bombas tenían la clara y contundente finalidad de influir en la libertad y en la decisión de los electores, razón suficientísima para atrasar las votaciones un par de meses, además estoy convencido de que el resultado hubiera sido similar al que fue.

Pienso que el Gobierno del PP se equivocó al no hacerlo, pero una vez que se decidió seguir adelante con aquellas urnas también debemos reconocer que tienen todas las bendiciones democráticas, no hay ni un solo “pero” que ponerles y el Gobierno que fue su resultado es el Gobierno legítimo de España. ¿A qué viene tanto alboroto y tanta insistencia en los titulares de radios y periódicos por machacarnos con presuposiciones, indicios, falsedades y opiniones sobre todo ello? ¿Por qué tanto empeño en deslegitimar un resultado que tiene todas las bendiciones democráticas? Eran una elecciones lícitas y legítimas, convocadas por un gobierno que también lo era.

Ambas partes, Gobierno y Oposición, los de entonces y los de ahora, tienen culpas y aciertos repartidos en proporciones semejantes, nadie puede arrogarse el monopolio de la honradez, de la verdad y del acierto, ambos se jugaban demasiado para ir de hermanitasde la caridad.

¿Saben una cosa? No pude ir a votar, aunque creo recordar que se presentaban más de dos opciones.....

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris