Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntiva   -   Sección:   Opinión

Usos y coherencias

Las dudas actuales emanadas desde la familia corren parejas al vértigo ambiental
Rafael Pérez Ortolá
viernes, 17 de enero de 2014, 07:34 h (CET)
Decimos de los sueños, que son estrambóticos, de contenidos caprichosos, que se nos van de la mente antes de haberlos asimilado. Y sobre esa realidad, pasamos a la consideración de la vida diaria como si tratáramos con elementos bien comprendidos y puestos a nuestra disposición. Sería esta la auténtica realidad. Sin embargo, a poco que profundicemos, la revelación impresiona; tampoco aquí apreciamos los elementos fijos que presumíamos. Al fin, también SOÑAMOS en estos campos. La inestabilidad es mareante.

A la vista de lo referido, será plausible que contemplemos a la coherencia, como una simple manera de expresarnos. Sus numerosas RAMIFICACIONES son evidentes, alcanzan esferas misteriosas, causas remotas e influencias infinitas, según las perspectivas analizadas. Aquella coherencia entró en un caleidoscopio de colores, metamorfoseada en una vertiginosa exposición incesante. Su calificación de inquietante, fascinante o subyugadora, dependerá de las entidades relacionadas con sus estímulos.

Mencionamos a la RAZÓN en intervenciones de todo tipo; hasta afirmamos que es el distintivo representativo de los humanos. Dotados de esa potencia, los retos parecen disminuídos y los proyectos factibles. Pero será suficiente la observación de cualquier trifulca doméstica para cerciorarnos de que la razón no basta, ni para la armonía en casa, ni para el resto de actividades. No crean que, por evidente, esta conclusión modifique gran cosa los desvaríos en las relaciones sociales. A la razón no le vendría nada mal su enlace permanente con la humildad; le surgen carencias y defectos en las controversias elementales.

Aunque hubo épocas complejas, vivimos momentos tensos que compiten aventajados en cuanto a la acumulación de comportamientos incoherentes, si no son auténticamente perversos. A las magníficas posibilidades de la razón empleada con equilibrio y amplitud de miras, les hacemos poco caso. En cambio, las utilizamos por separado, elaboramos un pensamiento fragmentado; acción contradictoria por que la persona está entera, sus componentes forman una unidad. Tal uso, convierte a la razón en INSTRUMENTAL al servicio de intereses ajenos. La eficacia de esa servidumbre predomina sobre los requerimientos de las personas, de cada ser humano en concreto. Vista como instrumento, pierde su valor en cada contienda, el desequilibrio originado es notorio, cada segmento e interés desdeña a los opuestos y a los diferentes.

Un ejemplo escandaloso de lo dicho lo encontramos en el sector gestor o empresarial. Una simple ojeada satura la recogida para este muestrario. La angustia acecha a numerosas familias. Las penurias aumentan. El trato general destaca por la desfachatez dedicada a los menos favorecidos. ¿Por dificultades inevitables? ¡Ni lo piensen! Mientras el panorama mayoritario acumula inquietudes, aumentan los MILLONARIOS. Los razonamientos fueron empleados para pagos desproporcionados a trabajos no efectuados (Noos, Eres, empresas tapadera), sueldos y retiros de millones de euros, inspecciones inexistentes para miembros de la casa real o adjudicaciones apañadas. El instrumento de la razón fue utilizado con alevosía.

Las dudas actuales emanadas desde la familia corren parejas al vértigo ambiental. Los antiguos excesos paternalistas retrocedieron frente a las ambigüedades novedosas; los deslices adquieren visos de terremotos. El apaño practicón que todo lo admite, cruje por todos los andamiajes. Las estructuras FAMILIARES reúnen razones biológicas, educativas, legales y de compromisos íntimos, cuya consistencia no puede reducirse a la única razón de las preferencias o utilidades de cada ocurrencia. Sin una cierta coherencia, el funcionamiento en común peligra. Los abusos surgen desde los excesos y los defectos; precisamos de buenas razones para el equilibrio.

El uso instrumental de la razón elimina otras muchas posibilidades, sobre todo si están imbuidos de presiones económicas y supuestas eficacias, que provocan el olvido de las versiones esenciales y las mejores aspiraciones sociales. Las expresiones ARTÍSTICAS constituyen una importante reserva humana. Por fortuna, nadie las domina en exclusiva. Surgen como destellos, en los cuales la belleza y el toque de autenticidad son ofrecidas a la valoración de los ciudadanos. Cuando en estos menesteres domina la gestión política, rendimiento económico, turismo, estadísticas y mercados; el falseamiento del arte, confunde al ciudadano. Una serie de usos y razonamientos polarizados, desperdigó las cualidades artísticas.

Somos muy aficionados al uso de instrumentos, que luego por comodidad, dejamos que controlen nuestros movimientos y hasta intimidades alejadas de sus capacidades de comprensión. Me sorprenden, sólo relativamente, aquellas AGRUPACIONES basadas en sentimientos esotéricos o espirituales, que cifran sus logros por número de asistentes, dinero recaudado, declaraciones llamativas o contundencias fuera de tono. Olvidan para sus costumbres y usos, dos componentes que la razón aportaba. La humildad derivada del reconocimiento de sus limitaciones, no alcanzan el interior de las personas. Y pierden la noción de la idea central forjadora de la agrupación, distraídos por detalles efímeros o verdaderas barbaridades.

Con desviaciones como las reseñadas, comprobamos el predominio de los usos sobre las coherencias. Usos y excusas van unidos en el rechazo de la coherencia entre lo proclamado y las actuaciones reales. La igualdad de trato en la justicia es un camelo, si miramos a fiscales e infantas. Abundan los ideólogos sindicales tolerantes con los porcentajes usurpadores. El Papa aún circula sólo por las izquierdas, sin precisar el tipo de barbaridades asumidas. Muchos prelados arrimaron sus reflexiones a la política hasta extremos infames. Los FILTROS de los usos toleran casi todo; facilitan una gran profusión de incongruencias, desdeñan los criterios mejor elaborados y como consecuencia la desorientación nos abruma.

La falta de coordinación también produce monstruos. Los cuales emponzoñan las circunstancias e incrementan los sufrimientos. Existe una TRÍADA que considero monstruosa, lo que no evita su práctica habitual a todos los niveles. Protestamos de casi todo, sin demasiada atención sobre los posibles fundamentos, ceñidos a la recepción de lo solicitado. Pero, con la misma asiduidad, callamos demasiado en cuestiones importantes. ¿A qué intereses obedecieron tales silencios? Con el colofón del aislamiento funcional; cada uno tira por su vereda, con escasa capacidad de colaboración. Callados antes y desperdigados después, la respuesta resulta incoherente. ¿De qué sirven los numerosos senadores y diputados, si no legislan a tiempo contra terroristas, violadores o corruptos?.

Todos llevamos un crítico dentro, pero no tanto el don de la oportunidad, ni las respuestas adecuadas y proporcionadas para cada interrogante. Es preciso el diálogo y la colaboración. Por ello deviene en una triste PARADOJA, el contraste entre los potentes medios de comunicación y el mencionado aislamiento de las personas.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris