Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Copo   -   Sección:   Opinión

Dulce paella

Estamos solos, y como lo sabemos nos acompañamos con la mirada
José García Pérez
miércoles, 15 de enero de 2014, 07:32 h (CET)
Tose demasiado. Comenzó este jodido 2014 con más de 38º de temperatura. Tiene fiebre y lo dicho, tose en demasía. Y aunque algunos me tilden de frío y cerebral, soy tierno y sentimental.

Es que son muchos los años que llevamos juntos con nuestros problemas y formas distintas de ser. Yo preocupado por todo y ella tan sólo por mí. Un servidor intentando arreglar el mundo y ella depositando un río de sonrisas a mí alrededor. El menda escribe que te escribe y ella aguanta que te aguanta.

Hemos sido capaces de pasar del “te amo” al “te quiero” con facilidad. Jugamos a la soledad compartida, ella por allí y yo tecleando con dignidad. Vivimos en el mismo hogar, pero sabemos respetar la intimidad del otro.

Estamos solos, y como lo sabemos nos acompañamos con la mirada. No es necesario hablar en demasía. Ya ven, la conocí en el año 1951 y contra vientos y mareas permanecemos atados al ancla del cariño. Que no me la toque nadie que lo mato.

Pero tose demasiado. Hoy le han mandado antibióticos para ver si apagan el volcán de su divino pecho. La señora que nos ayuda ha venido hoy y ha cocinado una magnífica paella.

Con el mayor mimo posible he preparado en una bandeja una porción de la paella y medio filete empanado; se lo he llevado a la cama con mucha precaución porque, aunque no lo crean, soy muy torpe; en otra bandeja deposité mi parte de paella, me senté en la otra cama y entre risas por fuera y lágrimas por dentro cada uno se ha comido su porción.

Después he retirado las bandejas, los platos, los vasos y los cubiertos y los he limpiado con esmero; le di el antibiótico y el jarabe. Ya veremos. Hoy me he portado muy bien. Estoy contento de mí y de estas letras que a nadie importa, pero las suelto y quedo más tranquilo.

Perdonen, les dejo porque está tosiendo demasiado. Tal vez haga falta que esté a su lado.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris