Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-arte

Etiquetas:   Historias de nuestras historias del arte   -   Sección:   Revista-arte

Miguel Moreno Romera: la universalidad (y cátedra) de un escultor granadino

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
sábado, 30 de septiembre de 2006, 22:00 h (CET)
Miguel Moreno Romera (Granada, diciembre de 1935) nació predispuesto para escalar y transmitir el arte de la orfebrería y de la escultura, con una personalidad propia. Sin duda, su padre, ha sido uno de sus primeros guías; el ilustre orfebre Miguel Moreno Grados. Ya en su infancia se muestra como creador infatigable. Y así, con nueve años acude a la primera exposición de dibujos, donde ya la crítica se fija en sus trabajos y comenta que estamos ante una futura promesa del mundo del arte. Un retrato realizado a su abuela paterna, en 1950, le da fuerzas para adentrarse en el mundo de la escultura, ante tantos elogios recibidos. Sobre tan alta pujanza artística, ya se comentaba, por entonces: “Miguelito Moreno es el novel de los pensionados de arte. Tiene dieciocho años y un temperamento artístico que ha llamado la atención. Es orfebre y le atrae, sin embargo, como tentación mayor la escultura” (Véase Ideal de Granada, 29-5-1954).

A pesar de su juventud, los grandes medios de comunicación y, sobre todo, los difusores del arte, hablan de Miguel Moreno Romera, como el gran genio. Su padre, emocionado como es natural, viaja a Madrid para ver a su hijo recibir de manos del Jefe del Estado un galardón nacional: el del primer cincelador-repujador de España. Acontecimiento resaltado por toda la prensa –año 1955- con unas declaraciones de su progenitor: “Pese a ser tan joven, mi chico ha logrado ya trabajos de gran mérito, como son cálices, copones, sagrarios u otros ornamentos religiosos; sin olvidar, por supuesto, los profanos como pueden ser lámparas, bandejas y cofres”.

En este ascenso de reconocimientos continuos, de pronto, sobresale un fragmento de una de las obras presentadas por Miguel Moreno Romera, en la exposición nacional de orfebrería moderna, celebrada en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Causa tal impacto, que el joven artista coloca una vez más, muy alto, el prestigio de la orfebrería granadina.

A partir de los años ochenta, Miguel Moreno Romera, funda con sus hijos el ESTUDIO DE ARTE “MIGUEL MORENO”, situado en un maravilloso cortijo andaluz de Santa Fe, a pocos kilómetros de la capital granadina, con una extensión de más de diez mil metros cuadrados, donde escultura, orfebrería y pintura comparten protagonismo. Su obra ha sido objeto de numerosos e importantes premios, entre los que citaremos, por dar cuenta de algunos: I premio de escultura, por un torso infantil, en el concurso-exposición organizado en 1952 por la Obra Sindical de Educación y Descanso para artistas noveles; Medalla de Oro, en el IV Certamen Nacional de Escultura, organizado por el Ayuntamiento de Almería; I premio Internacional en la trienal de escultura de Budapest 1987 y el I premio Nacional de Orfebrería con tan solo diecienueve años. Como es de justicia, también es Medalla de Oro de la ciudad de Granada.

Nuestro eminente granadino, que concibe el arte como “uno de los ingredientes necesarios para mantener el equilibrio así como para la comunicación expresiva y sensible entre los hombres”, está presente en un buen número de colecciones, museos y espacios públicos, como plazas y parques, no sólo del territorio nacional. La obra de este artista, que vive entre nosotros y que siente Granada como pocos, está marcada por un claro interés en alcanzar la perfecta unión entre figura y espacio. Sus esculturas son monumentales, una mezcla de clasicismo “manierista” y expresionismo “gargallesco”. El resultado siempre es una logradísima obra, con un estilo propio, donde se armoniza sabiamente expresión, plasticidad, equilibrio y emoción. Subrayo la coincidente opinión de varios críticos: “Con el paso del tiempo ha sabido aplicar sus conocimientos y su habilidad en orfebrería a la escultura y al trabajo de la chapa, convirtiéndose en un artista único en su género”.

Para el maestro, el grado de superación estará vinculado al uso que hagamos de nuestra libertad responsable junto a la constancia en el camino elegido. “Pienso que en la formación hay que asumir convenientemente lo ecléctico y lo empírico, complementándose mutuamente, creo que es la manera más directa de desarrollar la visión hasta llegar a un modo de ser, comprender y expresar. De mis palabras se desprende la necesidad de una formación sólida basada en el conocimiento de los procesos de la escultura, porque es desde el conocimiento desde donde podemos expresarnos con libertad, y no a la inversa, como han querido hacernos creer. La idea de que el conocimiento técnico nos esclaviza, me suena demagógica. De lo que no dudo es que la falta de lenguaje será, siempre, una limitación de nuestra expresión”.

Cuando ha impartido docencia de modelado del natural, en ningún caso – siempre dijo- pretende que se asuman presupuestos academicistas, sino que el natural es medio para el conocimiento profundo de la forma. “El estudio analítico del natural permite llegar a la síntesis formal con un recorrido de la masa escultórica, descubriendo la expresividad de la misma y su sentido como lenguaje propio de este arte. Cuando trabajamos con el natural debemos evitar quedarnos en lo epidérmico, ya que el primer impulso es buscar la mayor fidelidad al modelo, descubriremos, después, que hay que inventarlo y que el modelo es sólo un referente, no olvidando que la forma es la expresión del contenido interno, es decir, la idea o sentimiento que nos mueve a expresarnos a través de la forma, debe imponerse y trascender de la manera más clara y evidente, por encima del medio o soporte plástico”.

No se puede ser más grande en sus dones artísticos. Miguel Moreno Romera ha llegado a la cúspide de los grandes genios. El tiempo le pertenece por mérito propio. Yo así lo creo.




Miguel Moreno Romera





Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris