Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

La felicidad que nos deseamos cada año que comienza

Encontrar trabajo o conservarlo, sin duda forma parte de la felicidad que esperamos
Francisco Rodríguez
viernes, 10 de enero de 2014, 08:28 h (CET)
Ya hemos pasado de un año a otro, expresando nuestros deseos de que traiga felicidad para todos. Pero ¿qué es la felicidad? Todos queremos ser felices aunque no tengamos demasiado claro lo que realmente ansiamos. Quizás la ausencia de problemas. Si no tengo problemas seré feliz, podemos pensar, pero no es seguro que con ello la alcancemos.

Encontrar trabajo o conservarlo, sin duda forma parte de la felicidad que esperamos. Su falta nos hará sentirnos desgraciados, pero su posesión no llegará nunca a colmar nuestras expectativas. Siempre querremos algo más que nos mantendrá inquietos. Nuestros deseos, a menudo, son insaciables.

Mientras que nos desvivimos por conseguir lo que deseamos podemos dejar de disfrutar lo que tenemos, empezando por la propia vida. Nos acordamos de la vida cuando la enfermedad o el peligro nos la hacen problemática, pero nuestra existencia es un regalo que apenas si agradecemos al que nos la dio.

Sugiero que podemos ser felices paladeando nuestra propia vida, descubriendo el gozo de existir y de estar rodeado de todo lo que existe, ya sean los otros o el universo entero.

Podemos ser felices si descubrimos el gozo de amar y de sentirnos amados, si buscamos la bondad allá donde se encuentre, si nos extasiamos con la belleza que nos rodea, si nos comprometemos siempre con la verdad.

Aunque haya mil motivos para quejarse, es mejor dedicarnos a conseguir que nadie tenga queja de nosotros, que estemos dispuestos a compartir con los demás, a ofrecerles alegría, comprensión, cercanía.

Los graves problemas económicos, financieros o políticos, no está en nuestras manos resolverlos, pero podemos dedicar nuestro tiempo y nuestras fuerzas a atender las necesidades y carencias de los que nos rodean y aunque no lleguemos a resolverlos, sabrán que nuestros problemas y los suyos, puestos en común irán haciendo un mundo más justo y solidario.

Un buen propósito para el año que comienza podía ser dejarnos de quejas y críticas y preguntarnos cada día ¿qué podemos hacer por el bien común? Y hacerlo, aunque parezca una pobre gota de agua frente al océano.

Si no vivimos obsesionados por el tener, el poseer, el poder o el ascender, nos quedará tiempo suficiente para disfrutar de la vida y compartirla con los demás.

Nos estamos amargando con los errores y las corrupciones de los políticos que nos representan. Dejémoslos en su laberinto y no esperemos que nos resuelvan los problemas que ellos mismos nos han creado. Buscan que paguemos sus derroches y nuestros votos para disfrutar del poder. No habrá más remedio que pagar, pero de nuestros votos, ya decidiremos lo que hacer.

Aunque la publicidad nos lo pinte con sus mejores colores, el consumismo no puede hacernos felices por su carácter insaciable. El hedonismo que ofrece placer sin responsabilidad, tampoco puede hacernos felices.

Solo una vida virtuosa, austera y sobria, puede hacernos felices y evitarnos la desazón que tanta gente padece de buscar lo que no tiene sin disfrutar de lo que tiene.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Gobierno fallido de Quim Torra

Tras montar cementerios playeros ya se puede esperar cualquier cosa, cualquier idea y cualquier planteamiento por absurdo que sea

Una voz para los muertos

Uno de los más extraños episodios de la política norteamericana aconteció el 30 de mayo de 1934, cuando un congresista norteamericano acusó a los Rockefeller de haber encendido la chispa de la guerra del Chaco

Teoría de género bien entendida

¿Qué buscamos, la seguridad o la verdad?

Bandadas fantasmales

Hay demasiados fantasmas en activo, que toleramos de manera absurda

La fe

Una de las situaciones más difíciles que pasamos los cristianos se produce cuando tenemos que dar razones de nuestra fe
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris