Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   España   Casa Real   Caso Nóos   -   Sección:   Opinión

Los Reyes Magos y los reyes majos

Es más preocupante el último discurso navideño del jefe del Estado que el caso Nóos
Carlos Ortiz de Zárate
jueves, 9 de enero de 2014, 09:18 h (CET)
Me preocupa más el último discurso navideño del jefe del Estado que el caso Nóos. En efecto, el último es un síntoma más de las graves patologías que nos aquejan, el rey evocó éstas con párrafos indicadores del advenimiento de un rey ciudadano:

“Es indiscutible que […] los casos de falta de ejemplaridad en la vida pública, han afectado al prestigio de la política y de las instituciones”.

“Sé que la sociedad española reclama hoy un profundo cambio de actitud y un compromiso ético en todos los ámbitos de la vida política, económica y social que satisfaga las exigencias imprescindibles en una democracia”.

“Es verdad que hay voces en nuestra sociedad que quieren una actualización de los acuerdos de convivencia”.

El monarca parecía retener estos síntomas en la exposición de sus recetas:

“Realismo para reconocer que la salud moral de una sociedad se define por el nivel del comportamiento ético de cada uno de sus ciudadanos, empezando por sus dirigentes”.

“Funcionamiento del Estado de Derecho para que la ejemplaridad presida las instituciones”.

Pero, después todo quedó en proclamaciones:

“La Corona promueve y alienta ese modelo de nación. Cree en un país libre, justo y unido dentro de su diversidad. Cree en esa España abierta en la que cabemos todos. Y cree que esa España es la que entre todos debemos seguir construyendo”.

No hay alternativa para los graves síntomas descritos, pese a que estos implican a la propia jefatura del Estado, a los partidos del poder, a sindicatos…

Un rey ciudadano habría utilizado las competencias que le atribuye el capítulo II de la Constitución, tan evocada en este discurso, y especialmente el artículo 56 que proclama en su apartado 1 que “arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones” y habría renunciado a privilegios que se le otorgan, especialmente al apartado 3 del artículo mencionado: “La persona del rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”.

Juan Carlos I no lo hace, pese a que proclama, al final de mensaje, su compromiso “en el desempeño fiel del mandato y las competencias que me atribuye el orden constitucional” y “la seguridad de que asumo las exigencias de ejemplaridad y transparencia que hoy reclama la sociedad”.

Comentarios
mariano gonzalez aguado 10/ene/14    09:39 h.
Carlos Ortiz de Zárate Denis 10/ene/14    09:04 h.
jose fernandez moránjosetxu 10/ene/14    00:58 h.
Ricardo Crespo 09/ene/14    22:31 h.
Carlos Ortiz de Zárate Denis 09/ene/14    18:19 h.
jose fernandez morán 09/ene/14    17:05 h.
jose fernandez morán 09/ene/14    16:57 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris