Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Clonación? Otras motivaciones

Jesús Domingo Martínez (Gerona)
Redacción
miércoles, 27 de septiembre de 2006, 23:10 h (CET)
La clonación terapéutica se basa en una técnica conocida como transferencia nuclear y que persigue la obtención de células madre para crear tejidos trasplantables sin rechazo inmune. Para cosechar ese material biológico es necesario fusionar el núcleo de una célula adulta (por ejemplo, de un paciente con diabetes) en un óvulo, por tanto se requiere una donante, sin núcleo. El resultado es un embrión que debe destruirse, antes de completar catorce días de desarrollo, para obtener las deseadas células madre.

Esto, que aunque se le llame terapéutica es clara y llanamente una clonación, presenta serias dudas éticas, y es que el resultado biológico de la transferencia nuclear -llámese óvulo activado, embrión, pre-embrión o célula reprogramada- puede originar un ser vivo completo si es implantado en un útero, como se demostró primero con la oveja clónica "Dolly" y luego en otras muchas especies animales. Nos encontramos, por tanto, ante un cierre en falso del largo debate ético que ha vivido la sociedad española durante los últimos cinco años, también hay que recordar que tanto "Dolly" como otros casos no se han seguido reproduciendo.

No deja de sorprender que el Gobierno haya seguido adelante con sus planes cuando la viabilidad científica de la clonación terapéutica está totalmente en cuestión desde que trascendió, en 2005, que su principal impulsor, el coreano Hwang Woo-Suk, falseó todos sus experimentos. Parece que lo que se pretende es contentar a unos cuantos científicos, a algunos laboratorios y a las clínicas de reproducción asistidas. Eso si a cuento de ser los más regresistas. Parece claro que otras son las motivaciones no las de curar enfermedades.

Noticias relacionadas

¿Una Constituyente?

La Constitución de 1978 no prevé el caso de la reciente sentencia del caso Gürtel que pone en duda la veracidad de las declaraciones del presidente en sede parlamentaria

La jungla urbana

​No se dan cuenta los señores políticos que han perdido por completo la credibilidad para el común de los mortales

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris