Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar   -   Sección:   Opinión

Libertad de opinión en la red

Francisco Rodríguez
Francisco Rodríguez
miércoles, 27 de septiembre de 2006, 23:10 h (CET)
Abro cada día el ordenador y visito bastantes páginas de las que ofrecen la actualidad tanto en información como en opinión. La red me permite conocer y encontrar en ellas diversos enfoques y comentarios sobre los mismos hechos. Ello me obliga a discernir, a pensar, a formarme mi propia opinión. No me sería posible comprar y leer toda la prensa diaria y abonarme a un solo diario tendría el peligro de que terminara identificándome con el mismo y dejara, por pereza, de pensar con mi propia cabeza. Conozco a muchas personas, lectoras de un solo diario, que no sé si lo compran porque coincide con sus opiniones o sus opiniones son el resultado de leer siempre el mismo periódico. Naturalmente que también se puede entrar en la red para buscar exclusivamente una determinada orientación y así confirmarse en la propia opinión sin ejercicio alguno de discernimiento ante otras actitudes distintas.

Leer los periódicos o entrar en la red para conocer la actualidad exige tener despierto un claro sentido crítico, una actitud cartesiana de duda metódica. Buscar la verdad o aproximarse lo máximo posible a ella es una ardua tarea que exige esfuerzo. La objetividad absoluta no existe. La misma noticia si se da en un medio como portada y en otro en una página perdida de interior, ya está indicando claramente una diferencia de opinión, una valoración distinta del mismo hecho. Los titulares pueden reflejar algo diferente de lo que luego se dice en el texto. Así mucha gente que leerá tan solo los titulares se formará una idea equivocada y resultara manipulada. Preguntarse por los intereses que puedan existir tras cada noticia o comentario y a quién pueda aprovechar lo que se dice es una buena regla de prudencia. No obstante todo ello, yo me alegro de que exista esta facilidad de leer tantas opiniones de personas que ponen su firma y, en muchos, casos su fotografía. Me gusta la gente que da la cara cuando escribe aunque no comparta lo que dice.

Me parece también positivo que la red facilite una comunicación inmediata con el público que puede valorar, comentar o criticar cualquier cosa que se publique, pero no me parece tan positivo, ni creo que se trate de un ejercicio de libertad de expresión, la utilización que se hace de los blogs y bitácoras por muchos de sus usuarios. Amparados por el anonimato escriben comentarios que no se atreverían a hacer si tuvieran que firmar con su nombre y apellidos, dando la cara. Hay personas que acceden a los blogs o bitácoras para exponer respetuosamente su opinión favorable o adversa a cualquier asunto pero muchas otras ensucian el medio con insultos y chabacanerías, que destilan odio a los que no piensan como ellos. Ahora que se habla tanto de la educación para la ciudadanía y de tolerancia, pienso que una norma básica de convivencia es el respeto a los demás, a sus opiniones y a sus creencias. Nadie puede obligarme a compartir lo que otrol diga o crea pero yo puedo expresar mi discrepancia, siempre que lo haga en forma razonada y respetuosa. Por mi parte estoy abierto a escuchar lo que en la misma forma, educada y respetuosa, me opongan los demás. Pero si cada uno lo que pretende es la destrucción del otro, al que se considera un enemigo a batir, no podremos construir ningún diálogo constructivo en este medio tan valioso de la red.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris