Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   España   Corrupción  

Annus Horribilis 2013

Despedimos un año que ha castigado con fuerza a las capas medias y bajas más vulnerables de la sociedad
Manuel Senra
jueves, 2 de enero de 2014, 08:36 h (CET)
Con los asuntos pendientes bloqueados y bajo un alud político de la lenta y mala gestión, doy un amargo adiós -solo por pura cortesía- al año 2013, que se lleva consigo los muchos quebraderos de cabeza sufridos durante 365 días. Empantanados en esta España de las discordias, las mentiras, la execrable corrupción, y las de otros tantos asuntos tenebrosos, donde el humanismo brilla por su ausencia, el tiempo que cabalga por remotos senderos. Pienso que algún día no lejano se pondrá un punto de luz en la verdad de las cosas.

Colocados dichos asuntos por orden de importancia, sitúo a la cabeza el paro, a este les sigue el espinoso problema de Cataluña, la corrupción (caja B del PP, el asunto Bárcenas, caso Gürtel; Ere de Andalucía…). Así como el inane apoyo a los temas sociales: un Estado del bienestar arruinado, la nueva Ley del aborto -de la que ya se ha hablado incluso en los más importantes periódicos del mundo-, los desorbitados sueldos de los banqueros corruptos, la caída vertiginosa de las cajas provocada por diversas causas…

Tan dolorosa lista podría alargarse más, pero aquí solo se trata de destacar algunos de los escándalos más llamativos del panorama sociopolítico-económico de este país.

Acabamos de decir adiós a un annus horribilis, que ha castigado con fuerza -piedra de pedernal- a las capas medias y bajas más vulnerables de la sociedad.

Así las cosas, con las conciencias saturadas de tanto mal, se hace necesario que la justicia aplique las leyes con rigurosa objetividad, sin que a ningún magistrado lo acobarden las amenazas que en cualquier momento puedan entrar en los juzgados.

Pero hoy no toca llorar sino tocar palmas de alegría, de esperanza, de confianza en que las cosas se van hacer mejor. Hoy toca ya olvidarse de que el año que ha cerrado sus puertas, dejando sumida a España en la incertidumbre, y sin conocer las incógnitas que puedan despejarse todavía.

He leído que la bolsa ha cerrado con un 21% de subida, tras tres años de continuadas caídas; que ‘el lehendakari’ ve la oportunidad de consolidar una paz histórica nunca antes conocida. Pero también se dice que se estrechará el cerco del poder adquisitivo de los ciudadanos en año que comienza.

Poco podemos, pues, hacer nosotros sino llenarnos de forzado optimismo, ilusión y esperanza; aunque al final acabe siendo una ensoñación ilusoria.

Y cierro ya estos grises cometarios con unos versos, tremendos, del catedrático universitario, gran poeta y ensayista argentino Roberto Juarroz.

A veces me parece
que estamos en el centro de la fiesta
Sin embargo
en el centro de la fiesta no hay nadie
En el centro de la fiesta está el vacío
Pero en el centro del vacío hay otra fiesta.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!

Cataluña en pie de guerra. Sólo el constitucionalismo salvará España

"Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos." Francisco Largo Caballero. (II República)

40 años de paz

La verdad es que ni tan buenos éramos entonces ni tan malos somos ahora, pienso yo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris