Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Copo   -   Sección:   Opinión

Extraño cotillón

Se nos va la vida entre uvas y cotillones
José García Pérez
martes, 31 de diciembre de 2013, 08:00 h (CET)
Toda esta mandanga de tiempo que los sabios han dado en llamar año va a doblar esta noche o mañana la esquina para zambullirse en un nuevo invento de temporalidad. Se nos va la vida entre uvas y cotillones. Y lo celebramos. Así somos para gozo de nosotros mismos. No hay quien de más por menos.

Hace años, más de medio siglo, era el padre que puesto en pie anunciaba a la familia los cuartos del reloj de la Puerta del Sol; todos los miembros del clan estábamos pendientes del gesto paterno. Todo era jolgorio: la abuela, la madre, los hermanos, el anís, el coñac, el taponazo de la sidra o del cava, las peladillas y el turrón de almendras o jijona. ¡Ahora!, decía el patriarca, y una a una, o de dos en dos, o con una atragantera de mucho cuidado, las uvas, debidamente escamondadas, se convertían en lazo que unía a toda la familia.

El trascurrir de la vida, la existencia, va enterrando a unos y dispersando a otros. Estos, o sea, los otros, van formando nuevas familias. Es ley de vida. Y la ley se cumple, pero en la actualidad no es el padre el que marca el principio del nuevo año. El padre y la madre miran a derecha e izquierda y ven solamente las campanitas del árbol de navidad.

Recomponen la mirada y se observan el uno al otro, estudian el paso del tiempo en sus rostros, las arrugas que nacieron al unísono y, con parsimonia, sin atragantarse y tragándose alguna lágrima de vida, las uvas, al compás de cualquier cadena televisiva, realizan su rítmico caminar de una en una; y los padres, ya abuelos, se aman de forma distinta: para siempre.

Es ley de vida. Y la ley se cumple. Me queda, quiero creer, vivir más fiestas de fin de año o de principio de otro. Cada año, cuestión de artritis, nos costará más alzar la copa y tragar las uvas, cuestión de diabetes, pero seguiremos juntos hasta que la ley de la vida, o sea, la muerte, nos separe.

Va por ti, mujer. Por ti, Rosi.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris