Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Copo   -   Sección:   Opinión

Extraño cotillón

Se nos va la vida entre uvas y cotillones
José García Pérez
martes, 31 de diciembre de 2013, 08:00 h (CET)
Toda esta mandanga de tiempo que los sabios han dado en llamar año va a doblar esta noche o mañana la esquina para zambullirse en un nuevo invento de temporalidad. Se nos va la vida entre uvas y cotillones. Y lo celebramos. Así somos para gozo de nosotros mismos. No hay quien de más por menos.

Hace años, más de medio siglo, era el padre que puesto en pie anunciaba a la familia los cuartos del reloj de la Puerta del Sol; todos los miembros del clan estábamos pendientes del gesto paterno. Todo era jolgorio: la abuela, la madre, los hermanos, el anís, el coñac, el taponazo de la sidra o del cava, las peladillas y el turrón de almendras o jijona. ¡Ahora!, decía el patriarca, y una a una, o de dos en dos, o con una atragantera de mucho cuidado, las uvas, debidamente escamondadas, se convertían en lazo que unía a toda la familia.

El trascurrir de la vida, la existencia, va enterrando a unos y dispersando a otros. Estos, o sea, los otros, van formando nuevas familias. Es ley de vida. Y la ley se cumple, pero en la actualidad no es el padre el que marca el principio del nuevo año. El padre y la madre miran a derecha e izquierda y ven solamente las campanitas del árbol de navidad.

Recomponen la mirada y se observan el uno al otro, estudian el paso del tiempo en sus rostros, las arrugas que nacieron al unísono y, con parsimonia, sin atragantarse y tragándose alguna lágrima de vida, las uvas, al compás de cualquier cadena televisiva, realizan su rítmico caminar de una en una; y los padres, ya abuelos, se aman de forma distinta: para siempre.

Es ley de vida. Y la ley se cumple. Me queda, quiero creer, vivir más fiestas de fin de año o de principio de otro. Cada año, cuestión de artritis, nos costará más alzar la copa y tragar las uvas, cuestión de diabetes, pero seguiremos juntos hasta que la ley de la vida, o sea, la muerte, nos separe.

Va por ti, mujer. Por ti, Rosi.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Un PSOE con síntomas de totalitarismo. Primarias en el PP

Sánchez ha decidido gobernar a decretazos, dispuesto a copar, en favor suyo, los medios de información españoles. El PP debe renovarse y prescindir de aquellos que lo han llevado al desastre

Hijos

Sigo manteniendo mi reflexión de siempre: “los hijos no los educamos… nos imitan”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVIII)

(...)el Opus Dei no reunía las cualidades que el Derecho canónico atribuye a las Prelaturas Personales

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris