Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Reflexión   Andalucía   Crisis  

​Troleros, trileros e ignorantes

Ahí tienen el ejemplo de Andalucía: el socialismo trae la crisis y el superdéficit, pero sanciona a quien gobierna después por voluntad y confianza de la ciudadanía
Jesús  Salamanca
sábado, 28 de diciembre de 2019, 12:35 h (CET)

Dame pan y llámame perro es lo que parecen dar a entender tanto el presidente en funciones como los “marqueses” de Galapagar. Ambas partes defendieron en su día luz y taquígrafos para todo tipo de acuerdos, pero lo hacían cuando estaban en la oposición. Pecaron de mentirosos, trileros, troleros e inexpertos. No sabían lo que era estar en Gobierno. Eso de rendir cuentas nunca va con la izquierda, generalmente acomplejada, confusa y opaca. Sobran ejemplos en estos días cuando se está en plena negociación con ls distintas banderías de la izquierda española y del golpismo catalán.

Tampoco faltan “marqueses” que no lo son, pero actúan como si lo fueran y no se les caen los anillos cuando hablan de “abusos contra las mayorías sociales”, a la vez que los cometen mientras atropellan y humillan la dignidad personal. Dicen defender los derechos laborales y sociales, pero no los practican; a veces, rebajan la dignidad y los derechos como si el otro no significara nada. Lo peor de todo es que se alimentan y enriquecen de la ignorancia social y del analfabetismo funcional y sectario de sus propios votantes. Recuerden que el movimiento obrero socialista de antigua unión Soviética, allá por 1935, hablaba de derechos, pero esos solo lo eran para la clase dirigente, en tanto que regulaban el estajanovismo para que los demás se limitaran a hacer méritos en el partido a base de horas de trabajo para aumentar la productividad.

Hay que tener cuidado con las funciones de cada contrato. Si te contratan como escolta no tienes que dejarte obligar “a calentar el asiento del coche antes del comienzo de la jornada laboral fijada por contrato”, al igual que tampoco se debe hacer de recadero ni ir a por la comida para los titulares del marquesado ni “productos infantiles para los tres bebés de la pareja” ni para los perros guardianes. ¿Qué trabajo y sueldo digno pueden garantizar “robaperas y pelamanillas” de este calibre, como los componentes del “marquesado” de Galapagar? ¡Es el ejemplo vivo del chavismo bolivariano más absurdo, dictatorial y esquizofrénico! Ahí tienen estos días a los “señores marqueses”, sin hacer ruido ni dar que hablar, conocedores de que el CNI advirtió a Pedro ‘Plagio’ de la insensatez de meter “el zorro en el gallinero”. El presidente en funciones no descarta romper ese preacuerdo e ir a nuevas elecciones, aunque solo sea por fastidiar al “último Borbón”, como dice Puigdemont.

Son claros ejemplos de que tenemos que vacunarnos contra esa siniestra con piel de cordero y contra la ultraizquierda parasitaria, ruin y abusiva. Sin duda, se precisa con urgencia un Gobierno de progreso, pero que siempre se queda en “progre” y poco más. Es evidente que la “progresía” no garantiza la seguridad ni el bienestar ni el progreso, pero sí la desaceleración social y económica más peregrina, además de los peligros sociales que la izquierda lleva aparejados. Apenas han pisado alfombra y ya son casta aunque la ciudadanía los conoce figuradamente como “castuza”, nada que ver con su significado real en Puerto Rico.

No hay que caer en la barbaridad de pensar que el falso progresismo garantiza las pensiones, la educación, la sanidad igualitaria y los salarios. Ya hemos vivido dos veces las crisis y siempre llegan de la mano del PSOE aunque empieza negándolas. Sepan, por si no lo han escuchado o estudiado, que el socialismo se acaba cuando se termina el dinero de los demás. Y en ello estamos. Ahí tienen el ejemplo de Andalucía: el socialismo crea la crisis y el superdéficit, pero sanciona a quien gobierna después, justamente el momento en que Andalucía levanta la cabeza; más grave aún, la ministra de Hacienda castiga el déficit e incumplimiento que ella misma aprobó e incumplió. ¿Se puede ser más burros?

El tema de estos días es la postura del trilero, Pedro ‘Plagio’ Sánchez, tras no conseguir la investidura. No ha falta tiempo a su portavoz para aventar que no se subirán las pensiones y se aumentará el Salario Mínimo Interprofesional mientras no haya Gobierno. No deja de ser una forma de chantaje con tintes infantiles, pero amplio daño a un importante sector de la ciudadanía. Los ánimos se han crispado y ya empiezan a oírse campanas de manifestación de jubilados. Se sienten engañados por el trilero y trolero presidente en funciones. Al parecer, durante la campaña electoral, y siempre según el PSOE, no eran promesas electorales sino simples reflexiones de trabajo. Mientras tanto, Isabel Celaá descompuesta, cariacontecida y con esos pelos.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Todos quieren nueces

Algunos se resisten a perder el cargo regalado e inmerecido para que pudiera gobernar el ególatra Sánchez

Ronda de Outeiro, gatuno

Un poema de Aurora Valera

La dificultad de ganarse los galones de “venerable anciano”

“Envejecer es como escalar una gran montaña; mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena.” Ingmar Bergman

Divagaciones sobre lo público, lo privado y la defensa del ciudadano

No estoy muy seguro de que se defienda por el gobierno el derecho de propiedad

Un vecino de Alcossebre se jacta de que atropella gatos porque le molestan

El ayuntamiento de Alcossebre pone parches, y poniendo parches pone en peligro no sólo a los gatos sino también a los vecinos de Alcossebre
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris