Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

El imposible debate acerca del aborto

La cultura de la muerte es fruto de las bioideologías, nacidas del nacionalsocialismo alemán
Almudena Negro
@almudenanegro
lunes, 30 de diciembre de 2013, 07:25 h (CET)
Lo ha dejado muy claro Alfredo Pérez Rubalcaba, líder del PSOE y por tanto del feminismo oficial, cada vez más contestado por la sociedad española: quien esté en contra del aborto es de extrema derecha. Fin de la cita.

Inmediatamente la corrección política de izquierdas y derecha, que llega al 99% en los medios de comunicación, se ha apresurado a cargar contra cualquier intento de acabar o siquiera minimizar el drama, para no ser inmolada en la pira encendida por Alberto Ruiz Gallardón, de niño de PRISA a enemigo a batir, y su anteproyecto de ley del aborto.

Anteproyecto que ya veremos en qué queda después de la campaña del consenso socialdemócrata en favor de la cultura de la muerte. Cultura de la muerte fruto de las bioideologías, nacidas del nacionalsocialismo alemán, mezcla del economicismo socialdemócrata y la politización fascista, que sustituyó la metodología mecanicista propia del marxismo y la socialdemocracia por la metodología biologicista. De eso estamos hablando. De la búsqueda del hombre nuevo, de la nueva sociedad, que es totalitaria –cuestión distinta es que la clase política, infantil e infantilizada, no se da cuenta que precisamente en la curva demográfica negativa que favorece se encuentra el motivo principal de la implosión del Estado del Bienestar, que también es totalitario- .

El consenso político, sustituto bajo el Estado de Partidos del consenso social, propio de una sociedad totalitaria no necesariamente violenta, puesto que recurre sin medida y con notable éxito, reforzado por el sistema educativo, a la propaganda, proscribe la defensa de la vida del nasciturus, reconocido en nuestro derecho desde los tiempos de Roma.

En Europa, ser antiabortista, es decir, defender el derecho a la vida del más indefenso de entre los débiles, supone la expulsión de la vida pública.

Algo que, sin duda, no había medido bien Mariano Rajoy, quien no es un feroz prolife, sino simplemente un timorato señor de derechas que ha osado tocar uno de los dogmas de la izquierda, buena parte de la derecha y sus grupos mascota, empeñados en su utópica búsqueda del hombre nuevo.
Comentarios
Chaussure été Gucci 14/ago/14    13:15 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris