Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

Lo que yo envidio al Príncipe

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
miércoles, 27 de septiembre de 2006, 01:06 h (CET)
A mí también me van las rubias, como al Príncipe de Asturias, sólo que no he tenido la suerte de que la mía fuese periodista para que me saquen en la tele tanto como a él. Además, rubia por rubia, prefiero a Paris Hilton que es más rubia, está más bronceada y tiene más dinero. Cualquier día haré algo para que oiga hablar de mí.

Dicen que el príncipe va a tener otro hijo y no me preocupa porque no tengo nada claro que lleguen a reinar. Tener hijos no es difícil, yo tengo una hija, lo jodío es tener suegra y tenerla en casa. En esto sí que envidio a los príncipes de Asturias, sobre todo a él, que la tiene lejos. Qué chollo.

Ni siquiera me preocupa que cambien o no la Constitución para que herede no sé muy bien quién. Tampoco me casaría con ella, con la Consti, si como dijo alguien hace años fuese una chavala minifaldera. No me atrae lo más mínimo, es injusta, fuerte con los débiles y débil con los fuertes.

En cambio lo que a mí me preocupa es que Castilla y León (Una de las cinco partes en que los iconoclastas de la Transición dividieron a Castilla. ¿Ya puestos por qué no dividieron a Cataluña o a Galicia?) ingresa un nueve por ciento de dinero menos que la media de las demás autonomías. Sí, un casi un diez por ciento menos, ni que nos sobrase el dinero. O sea, que además tenemos que poner la cama. O el más pobre dando limosna. Y esto ni toda la familia real que renunciara a sus prebendas lo iba a solucionar. Todo ello gracias a un sistema de financiación autonómica profundamente injusto, que da más a quien más tiene y se lo niega a las comunidades despobladas, abandonadas y desindustrializadas.

Les apuesto a que Juanvi Herrera, ese político acomodaticio y genuflexo que padecemos los castellanos del norte, no le dice nada a Zapa-Cero cuando venga esta semana a hacernos una visitilla, que va a venir. No tiene valor para echárselo en cara, no se atreve, no dirá nada. ¿Y saben por qué? Porque este sistema de financiación autonómica que beneficia a las regiones más dinámicas, aquellas a las que no les han expoliado su industria, que no les han expoliado su población, y que por lo tanto perjudica claramente a regiones como las castellanas, se lo debemos a su antiguo jefe, José María Hace Na.

Claro, si alguien supone que yo debería estar feliz porque unos señores de Madrid van a tener una hija estará muy equivocado. Más me importa el futuro de Castilla, sí, y de España, que el de la monarquía. Yo al príncipe le envidio lo de la suegra, ya digo, pero nada más, ni esposa, ni hija ni siquiera el trabajo, que yo cierro mi negociado cada tarde a la misma hora y sanseacabó hasta el día siguiente.

Ahora que lo pienso, qué más dará si Juanvi se lo dice o no se lo dice a Zapa Cero si no le va a hacer ni pajolero caso. En Castilla no tenemos un puñao de diputados que acogote a los sucesivos gobiernos y ya sabemos lo que esas cosas parlamentarias “motivan” a todos los presidentes. Vamos, alguno aprendió catalán de la noche a la mañana con tal de hacerse con la silla del poder...

Zapa Cero va a venir, se va a hacer unas cuantas fotos y se va a reír de Juanvi y sus secuaces cuando empiecen a cantarle (por jotas, espero) nuestras penas. Porque penas sin parlamentarios no son penas.

Voy a ver si me ligo a Paris Hilton, a mí también me gustan rubias, que esto de los dineros que perdemos los castellanos lo soluciona con una llamadita a papá.

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris