Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

José María Ruiz–Mateos, un hombre de una pieza

José María Moncasi de Alvear
Redacción
miércoles, 27 de septiembre de 2006, 01:15 h (CET)
Querido José María:

El pasado 8 de este mes la Villa de Rota te tributó un sincero y muy merecido homenaje nombrándote ‘Hijo Predilecto’: “Por ser un ejemplo constante de esfuerzo y tenacidad a pesar de las adversidades que no le han hecho desfallecer y por ser un sinónimo de entrega y lealtad a tu pueblo a cambio de nada”, según leyó en su discurso el Alcalde de la Villa. Un reconocimiento público para ti y toda tu extensa familia. Un honor para aquellos a los que nos brindas tu amistad y que te conocemos y admiramos.

Ya dijiste en tus palabras de agradecimiento que en tus inicios el trabajo, el esfuerzo, el sacrificio, la entrega, la dedicación supuso la creación del mayor holding privado de España. Y que después de tantos esfuerzos conseguiste el éxito. Pero poco después te vino la derrota, la incomprensión, la calumnia, la infamia, la dureza, la crueldad, el exilio, las cárceles, la soledad más profunda que puede ocurrirle al ser humano. Pero no estabas solo. Te acompañaba tu esposa e hijos pero lo más importante es que te acompañaba tu fe en Dios y en la Providencia.

Tu amor al Altísimo te viene de sangre y de cuna. D Zoilo, tu padre, te lo enseñó todo y te hizo un hombre, sirviéndote de guía a lo largo de tu dilatada e intensa existencia. Te sientes responsable de su legado de humanidad. Esto bien lo sé porque te he de confesar que no he visto nunca un hombre que cuando pronuncia el nombre de su padre llore tanto como tú lo haces.

Muchas ocasiones José María cuando pienso y reflexiono sobre tu discurrir en esta vida me acuerdo de la vida de Jesucristo que vivió escondido durante seis lustros. En tu caso desde la fundación de Rumasa hasta el día fatídico de la expropiación viviste alejado de todo protagonismo. También de las luces y de los focos porque entendías que tu trabajo y corazón debía de reflejarse en las empresas y en las muchas obras sociales que tú apoyaste. Tan sólo falta pasearse por tu pueblo natal o por Jerez para darse cuenta de lo mucho que has hecho por ellos y sus gentes.

Después del expolio sí que vinieron tus años de vida pública, muy a disgusto tuyo, pero entendiendo que era la mejor manera de recuperar lo que era tuyo y de hacer justicia. Quisiste complicarte la vida y salir de ti mismo. Lo que está claro y como tú siempre dices, que lo que ocurrió era una llamada que te dirigió el Señor para que salieras a la luz pública y te entregases, más si cabe, a los tuyos y a los demás. No hay mejor señorío y tú José María lo tienes y mucho, del querer entregarte voluntariamente a ser útil a los demás. Tu único triunfo es el de la humildad y bien te lo dijo tu primogénito el día de tu nombramiento: ‘En la figura de mi padre prevalece ante todo el sentimiento de humildad y el convencimiento que no hay mayor beneficio que el beneficio de todos’.

La humildad prevalece en ti también cuando dices que ‘si mis hijos son buenos se debe a su madre y a mi padre D Zoilo, que son los modelos que tienen que seguir en su vida’. Me permito añadir que tus vástagos te estarán, ya lo están, inmensamente agradecidos porque el expolio de lo tuyo les ayudó a ser coherentes, conscientes y con un gran sentido del deber y de la responsabilidad hacia el legado que tú y María Teresa les habéis dejado. El día de tu nombramiento como ‘Hijo Predilecto’ no dejo de sorprenderme, para nada, que tu mujer te dejase disfrutar del homenaje tributado por todos tus paisanos. Supo desaparecer a su debido momento pese a que tú le dedicaste también este título, gesto que le honra.

Mal que les pese a algunos, dedicas todas las horas de tus días a compartir afanes, ilusiones y esfuerzos con las demás personas. Bueno, siempre lo hiciste y ahora me lo explico. Bien sabes, y que te voy a decir a ti, que el Altísimo sabe de tú vocación humana, de tu profesión de empresario, de tus cualidades y que procuras ser un buen hijo de Él. También que tus días los pasas haciendo el bien, a pesar de tu sentimiento de flaqueza o de tus errores, que por otra parte los tenemos todos. Medito muchas veces lo que decía un santo aragonés, San Josémaría, que tú tanto citas y quieres y que reza así: ‘No valgo nada, no puedo nada, no tengo nada. Soy la nada’. Tu oración es constante. En tu caso, claro está, a través del trabajo y quiero imaginar lo que le cuentas al Señor: “¡Qué poco valgo! ¡Menos mal, Señor, que me sostienes con tu mano! No me sueltes, no me dejes, trátame siempre como a un niño. Haz que tu Madre esté siempre a mi lado y me proteja. Y así, podremos, seremos capaces de tenerte a Ti como modelo”.

En fin José María viéndote el otro día recogiendo el título dedicabas la mejor de tus sonrisas a tus padres, que te miran desde el Cielo, y a los tuyos. Pensaba en aquel momento que verdaderamente tu vida es un acto de amor, un regalo para todos aquellos que nos hemos cruzado alguna vez en tu vida. Decía la Madre Teresa de Calcuta que “Cuándo Dios nos llame a su lado nos preguntará: ¿Cuánto amor pusiste en lo que hiciste?” Tú José María, conociéndote, seguro que le harás reír porque Él ya sabrá la respuesta.

Mi más sincera enhorabuena a ti, nuestro más ilustre “premio nacional de expropiación” ya otorgado por la Fundación que lleva el nombre de D Zoilo, tu padre. También por ser como eres, un ejemplo para muchos por tu vida, por tu lucha y por “tu dejarte llevar” por el Espíritu Santo.

____________________

José María Moncasi de Alvear es consultor de comunicación.

Noticias relacionadas

Cataluña del futuro

Mientras Cataluña vive la campaña del 21-D, el heredero de Fortuny, el ex-president Puigdemont sigue como un exiliado en Bélgica

Perpetuar nuestro cáncer

La autarquía, la corrupción, la des-justicia, los privilegios

El 9 de diciembre de 2017

El Dia Internacional contra la Corrupción y para la Conmemoración y Dignificación de las Víctimas de Crimen de Genocidio y para la prevención del mismo no estaban en la actualidad española de este domingo

Sin acatamiento de las leyes no hay Estado de derecho

“Seamos esclavos de la Ley para que podamos ser libres” Cicerón

Puigdemont y los encantadores

Puigdemont ya no contempla sublimadoramente un horizonte de independencia pero sigue aduciendo turbias estratagemas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris