Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Disyuntiva   -   Sección:   Opinión

Decálogo del mejor Olentzero

El sentido de las grandes celebraciones evoluciona; como todo
Rafael Pérez Ortolá
lunes, 23 de diciembre de 2013, 09:30 h (CET)
El sentido de las grandes celebraciones evoluciona; como todo. Para desdicha de los sectores sociales afectados, dichos cambios ocasionan con frecuencia la desintegración de la motivación fundamental. La frivolidad habitual, deja el campo libre; el consumismo pasa a principal agente de las celebraciones. Fueron relegados el espíritu navideño, la entrañable vivencia del Olentzero, como también el fondo de otras expresiones comunitarias. Tales renuncias nos dejaron con unos pañales rudimentarios en progresivo deterioro.

En cuanto al Olentzero, centraría sus valores en la siguiente enumeración:

1. Los fríos dificultan los trabajos efectuados al aire libre. Propician el acogimiento mutuo entre las personas, sobre todo al abrigo del calor hogareño. El fuego encendido en las chimeneas antiguas calentaba toda la casa y los corazones. Las grandiosas comodidades modernas calientan de manera diferente. Un hecho comprobado es que están más fríos los corazones y el desapego es notorio.

2. Diríamos que siempre, pero la necesidad de acompañamiento es más imperiosa después de los esfuerzos prolongados, que no permitían la comunicación fluida con el ajetreo familiar o el jolgorio popular. La excesiva soledad acaba pasando factura. ¡Y hay tantas formas de experimentarla! ¿Existen las soledades que pudiéramos denominar como modernas? ¡Miren que si hubiera más solitarios ahora que antes!.

3. Son necesarios los ambientes alejados de la crispación intransigente, en los cuales, la calidez permite la suficiente relajación para la confianza convivencial. Los arañazos, así como el lenguaje viperino, permanecen anclados en la fase de la bilis permanente. Hablo de la calma fructífera, diferenciada de la calma chicha abotargada, sin ninguna expresión reluciente.

4, El núcleo hogareño es lugar ideal para la templanza de las reuniones. A la vez, es un concepto extensible a otros lugares próximos que reunan los requisitos ambientales referidos. Siempre habrá un buen pedazo de queso, un caldo sabroso o alguna filigrana casera, para el adobo del encuentro. Colocados en dicha cercanía, enlazarán con mayor facilidad las maneras de pensar.

5. Los obsequios aportados en las mencionadas relaciones, reúnen otros valores que los habituales en este siglo XXI. Los productos autóctonos cobran prestancia en una entrega jubilosa de elementos apreciados, con ellos va el corazón entero y no las cuantías. La cordura acartonada no es la mejor acompañante cuando fluyen los sencillos acercamientos. En realidad se ofrece la persona entera con su diversidad.

6. Están fuera de lugar las afiliaciones demasiado esquemáticas. Es curiosa, sino lamentable, la proliferación de etiquetas limitadoras, muy alejadas del sentido participativo en común. La bonhomía del Olentzero, adopta las vivencias como integrante de la comunidad, no como dominante; su orientación no presisa de las aristas punzantes. El etiquetado es superficial comparado con las emociones entrañables.

7. Pierden prestancia las disputas, regañinas e insultos; debido, simplemente, a que están fuera del tiempo disponible. Las nuevas tareas asoman ya en un orden férreo de necesidades. El breve tiempo de permanencia en el oasis, reconforta para los futuros quehaceres. La magia de las bondades ocupa las áreas de reposo, en una avalancha de impulsos vitales sin precedentes, en un auténtico vuelo hacia la felicidad.

8. El ambiente creado roza las intimidades con tal finura, que abre la espita a los recuerdos guardados en los rincones más apreciados. Amores que pasaron encendidos, sabrosos equívocos, así como los repetidos relatos de exagerados comportamientos; acuden presurosos a la confortable contienda del momento. Sucedidos, ocurrencias e imaginarios entuertos, desbordan los cauces narrativos, enfrentados a los anhelos de las audiencias.

9. Partimos de la remembranza de los afectos perdidos, parientes fallecidos o cualidades olvidadas; pero, alejados de las añoranzas ñoñas apegadas a una pasividad destructiva. En cambio, constituyen la semilla del mejor ánimo renovador, del rebrote de los valores espléndidos, como linaje enriquecedor del futuro, como lanzadera apropiada que dirija nuestras órbitas hacia el cumplimiento de los mejores sueños. Otros enfoques desintegrarán con facilidad el valioso patrimonio recibido.

10. El jolgorio de la fiesta e incluso el fuego hogareño, culminan el sentido de la celebración. Las tareas previas improcedentes, pasan con rapidez del rescoldo a la ceniza ingrávida. Es la proyección encaminada a la felicidad del conjunto; la convocatoria de personas íntegras que asuman desde las influencias cósmicas que nos recalcó Chillida a las valiosas investigaciones antropológicas de las raíces, promovidas por el aita Barandiarán.

El ensusiasmo impícito en el presente decálogo, queda también resumido en el siguiente soneto:

Olentzero vibrante
Estructuras necias tienden al cero.
Los más inquietos sólo gesticulan,
Sin asentar, inmaduros, pululan
Con poca velocidad de crucero.

Anhelamos un sosiego hechicero.
En él, las inquietudes estimulan,
Aquellos gestos necios, se modulan
Con un contacto de mejor rasero;

Las peores firmas se disimulan.
La convivencia sirve de brasero
Comunica el calor que les motiva.

Es el mejor sentido verdadero.
A su merced, todos juntos calculan
La gran necesidad del Olentzero.

El presente decálogo y su acompañamiento representan una versión proyectiva, que incluye raíces, troncos, ramas y frutos. Por su exposición a ventoleras propias o ajenas, pienso que tratamos de unas esencias que no debiéramos desdeñar, ya que no andamos muy sobrados de verdaderos fundamentos.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Dónde quieren llevarnos los políticos con su deriva irresponsable?

El PP, completamente desarbolado, ha hecho dejación de su deber de mantener el Estado de derecho en España

¿Está EEUU tras la Revolución Multicolor de Nicaragua?

llegarán los regímenes militares autocráticos tutelados por EEUU

¿Hijos del pasado o padres del futuro?

“Si no piensas en tu porvenir, no lo tendrás” John Kenneth Galbraith. Economista estadounidense

Personalismo

Poner el énfasis en la persona es lo característico del personalismo

¿Reaccionan los españoles obviando el tema catalán?

“La realidad es una esclava cuya obligación es obedecer” G. D’Annunzio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris