Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna humo   -   Sección:   Opinión

Con el culo en pompa

Mientras este sistema corrupto se mantenga debemos mantenernos debajo de la mesa con las manos en la cabeza, como cuando hay amenaza de terremoto
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
lunes, 23 de diciembre de 2013, 09:05 h (CET)
La Policía Nacional ha entrado en la casa del PP y no ha sido para desahuciarlo. La Guardia Civil hace visitas frecuentes a la casa de UGT de Andalucía y no es para cortarles la luz por falta de pago. Pero tengo vecinos y conocidos a los que por mucho menos les ha puesto de patitas en la calle, con el invierno recién empezado, con lo que hiela en esta estepa castellana.

Cabe suponer que en la sede de la calle Génova sólo encontraron sobres usados pero vacíos y en la de UGT restos de mariscos, pero las empresas eléctricas quieren subirnos sus precios un once por ciento. Yo no sé si el lector encuentra la relación entre unas cosas y otras pero yo sí. Se llama cara dura, injusticia, se debería llamar delincuencia. A la derecha gobernante le trae al pairo, tras la amenaza del once por ciento nos subirán un seis y todos contentos. Ah, y a la izquierda también… ¿o con la izquierda no han subido los precios básicos, recongelado salarios y cerrado empresas?.

Somos meros instrumentos de los poderosos, la diferencia entre unos y otros está solamente en los discursos propagandísticos (no me refiero tanto a las palabras como a los gestos) que por tradición han adoptado unos y otros. Cuando la derecha actualmente gobernante se harte de hacer el gilipollas y sostenga un discurso de apariencia social, híper protectora y populista le habrá comido el terreno a la izquierda habitualmente gobernante. Todos ellos han llegado a acuerdos con bancos, eléctricas o grandes empresas, pero además las han gobernado con consejeros de cajas de ahorros, muy izquierdistas algunos, o nombrando asesores externos a los ministros cesados. De todos los colores. No sólo hay que cambiar los partidos o la democracia, sino el sistema por el que se rigen.

Hacen con nosotros lo que les place sin que nada, absolutamente nada, podamos hacer. Si rodear el Congreso, quemar contenedores o romper farolas como aquel Cojo Manteca sirve para algo que venga Marx y lo vea. Tengo cada vez más claro que mientras este sistema corrupto se mantenga debemos mantenernos debajo de las mesas con las manos en la cabeza, como los japoneses cuando hay amenaza de terremoto, y clamar que Dios nos pille confesaos. O Marx, a elegir.

No hay disimulo que valga, somos meros instrumentos de los poderosos; tal vez en lugar de esperar bajo las mesas con las manos en la cabeza deberíamos esperar a cuatro patas, con el culo en pompa y los pantalones en los tobillos.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Un recién nacido en una bolsa de basura

Un niño muerto arrojado a un vertedero causa más interés mediático que cien mil abortos

Una boda de altura

Este Papa no tiene remedio

Montaigne

Un gran conocedor de la naturaleza humana

Donde los chef famosos acaparan fama, dinero y egocentrismo

“El explícito y voluntarioso elogio de la creatividad acaba produciendo más cretinos que creadores, porque pensar que la creatividad se encuentra en la radicalidad es un error colosal” Santi Santamaría

Trump no podrá detener el movimiento por los derechos de los inmigrantes

Aunque salga a perseguir a sus líderes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris