Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   ARTÍCULO   -   Sección:  

Recuperar la memoria de Federico García Lorca con su llanto

Pepa Ortiz Moreno
Redacción
lunes, 25 de septiembre de 2006, 16:44 h (CET)
El otro día estaba sentada en una cafetería del Paralelo ,en Barcelona, mi ciudad natal, dándole sorbos a un café apaleado cuando caí fascinada en la conversación de la mesa de al lado. Ella, una mujer de unos 65 años se frotaba sus ojos tristes con puños temblorosos mientras, Él ,probablemente dos años menor, le invadía con sus pies torpes, los suyos por debajo de la mesa y le decía con voz rota que los jóvenes de hoy eran todos unos holgazanes y que les hacía falta mano dura, a ellos, y a ellas, unas putas todas, para terminar diciendo que en tiempo de Franco se vivía mejor.

Dí mi último sorbo al café y me encendí un cigarrillo y segundos después me acerqué a la mesa para despedirme – Mi abuelo paterno era revolucionario pero mi abuelo materno era como usted, de* los que apagaba a los perros- les dije, robándole a la señora, una sonrisa cómplice y a él, una mirada asesina sin dientes.
Sirva de ejemplo esta conversación robada para hablar de Federico García Lorca en el siglo XXI. Federico se debe remover en su tumba sin nombre cuando su sobrina Laura discute con los que tienen memoria y quieren darle el entierro que nunca tuvo. Pero probablemente Federico deba escupir hormigas de la boca y lanzar sus puños sobre la tierra hasta brotar la sangre seca ,al escuchar la voz satánica de un hijo de aquéllos abuelos que lo sacaron a patadas de su casa y lo hicieron caminar entre fusiles para asesinarlo, haciendo un hoyo en un monte donde meter su calavera. Y es que, en palabras de Federico, Cupido duerme en una calavera. Pero el llanto es un perro inmenso, el llanto es un ángel inmenso, las lágrimas amordazan al viento, no se oye otra cosa que el llanto.
Así , si me permite Federico, tomaré como ejemplo su llanto para recuperar su memoria y rendirle homenaje en el 70 aniversario de su muerte, y golpear con mis puños la tierra para que los que como él o mi abuelo paterno murieron por defender su libertad y abrieron camino para que sus hijos y sus nietos puedan hoy. Gritar sus palabras y amordazar a los que apagan a los perros, sin ser llevados, de inmediato ,a un monte donde acallar nuestro llanto.

*Los que apagaba a los perros: Hace referencia a la simbología de la obra de Lorca. Leer la obra de Lorca y qué significado le daba a los perros.

Pepa Ortiz Moreno
Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris