Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Copo   -   Sección:   Opinión

Contenedores de muerte

La vida ha cambiado tanto que, además de cartones, lo que se busca hoy en contenedores son alimentos
José García Pérez
lunes, 16 de diciembre de 2013, 07:38 h (CET)
Tiene un servidor escrito un romance de nombre “Del pobre niño pobre” que se podría definir como el camino que se inicia en el gueto y conduce a la muerte, pues bien en un momento de ese macabro recorrido escribo, refiriéndome a la sociedad de consumo, lo siguiente: “… la de cocas y refrescos,/ la de grandes almacenes,/ la de viejos cartoneros/ besando contenedores/ buscando cartones viejo…”.

La vida ha cambiado de tal forma que, además de cartones, lo que se busca hoy en contenedores son alimentos para aliviar el maldito baile de las tripas cuando se tiene hambre; como producto de esa búsqueda o de haber ido a unos grandes almacenes para buscar productos caducados o en el límite de la maldita fecha que avisa del mal estado del alimento, tres miembros de una familia sevillana han muerto por ingerir pescado en adobo en malas condiciones.

Adobar el pescado en buen estado con rociadas de vinagre produce un plato de buen sabor que en esta tierra malagueña es muy típico, pero el vinagre tiene el problema de disimular si el pescado está en malas condiciones, caso de trío mortal que se ha producido en la “ciudad que se basta a sí misma”.

El mundo gira y gira, la sociedad calla y calla, el paro sigue y sigue y el pueblo, oh el pueblo, aguanta y aguanta lo escrito y lo que está por escribir.

Nos guste o no, queramos o no, todos somos cómplices de los múltiples asesinatos que se dan en la actualidad; para ello no es necesario apretar el gatillo de un revólver sino que con un simple encogimiento de hombros nos convertimos en asesinos por omisión y, por tanto, en cómplices de los mismos.

O esto, la sociedad actual, cambia como cuando se da la vuelta a un calcetín, o sea, cuando intentamos cambiar nuestra mentalidad, o alguien intentará por las buenas o las malas, que tal vez resulten ser las buenas, a este conjunto de personas aisladas -salvo contadas excepciones- que malviven a nuestro alrededor.

Ayer y hoy se hablará y escribirá de las tres personas que han muerto por injerir alimentos en mal estado; cuando la noche nos cubra, discutiremos acaloradamente de fútbol o de cualquier otra chuminada. Y la sociedad, y nosotros con ella, seguiremos siendo cómplices de asesinatos aunque creamos que no.

Comentarios
Casas Viejas 16/dic/13    11:12 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Dónde quieren llevarnos los políticos con su deriva irresponsable?

El PP, completamente desarbolado, ha hecho dejación de su deber de mantener el Estado de derecho en España

¿Está EEUU tras la Revolución Multicolor de Nicaragua?

llegarán los regímenes militares autocráticos tutelados por EEUU

¿Hijos del pasado o padres del futuro?

“Si no piensas en tu porvenir, no lo tendrás” John Kenneth Galbraith. Economista estadounidense

Personalismo

Poner el énfasis en la persona es lo característico del personalismo

¿Reaccionan los españoles obviando el tema catalán?

“La realidad es una esclava cuya obligación es obedecer” G. D’Annunzio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris