Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Sin acritud   -   Sección:   Opinión

Vivir del cuento

Cristóbal Villalobos
Cristóbal Villalobos
martes, 26 de septiembre de 2006, 00:36 h (CET)
Mientras la E.T.A. se ríe de nosotros, homenajea a sus “héroes”, y amenaza con que no pararán de matar hasta conseguir sus objetivos, el gobierno sigue hablando del mal llamado Proceso de Paz.

Si los señores asesinos, que ahora parece una profesión muy respetable, manifiestan su disponibilidad a continuar con su profesión ¿por qué el gobierno no se deja de cuentos y vuelve a caer con todas sus fuerzas sobre ello? Nos dicen que nos van a matar hasta que nos rindamos, y nosotros contestamos con el diálogo y esas palabras típicamente usadas por los políticos . Aquí hay algo que no llego a entender.

Lo que si llego a entender, tristemente, es que esta España es una sociedad acomodada y cobarde. Tan cobarde que no es capaz de luchar contra sus enemigos: separatistas, etarras, islamistas y “politicuchos” de todo orden. Esta España está tan anestesiada, gracias a buena parte de los políticos y a los medios de comunicación que ellos controlan, ¿o es al revés?, que se renuncia a la propia identidad histórica de un pueblo milenario sin ni siquiera ser conscientes de ello.

Ya nos rendimos ante los islamistas, estamos bajando los brazos ante los etarras y nos estamos traicionando a nosotros mismos. Me refiero con esto último a las identidades nacionales e irracionales que surgen en todos los lugares de la geografía hispana. Identidades falsas, basadas en el falseamiento de la Historia y cuyo objetivo es el fraccionamiento del país, ya que mientras aumenta el número de competencias y de administraciones, aumenta el número de políticos de todas las ideologías que viven del cuento autonómico, sin saber ellos que su avaricia romperá el saco.

Ante la incompetencia, estupidez o cobardía de los próceres de la patria, la inexistencia de la sociedad civil, y la prostitución de la intelectualidad, siempre al servicio del poder establecido, cabría esperar algo más de los jóvenes políticos, esos que se suponen idealistas, por la edad, y que se dedican a pasear polos de marca en los congresos y a hablar de lo mismo que hablan sus padrinos políticos, ya que aspiran a lo mismo que ellos: A vivir del cuento.

Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris