Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

El niño se reconoce vivo, pues concédele sus derechos

Hay cifras que nos dejan un frío en el alma del que cuesta reponerse
Víctor Corcoba
jueves, 12 de diciembre de 2013, 10:26 h (CET)
Hay cifras que nos dejan un frío en el alma del que cuesta reponerse. Aún más si las víctimas son niños como es el caso. Un reciente informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) indica que, uno de cada tres menores de cinco años, no cuenta con registro de nacimiento, lo que conlleva su inexistencia; y, en consecuencia, el no acceso a servicios básicos de salud y educación y otras garantías humanas. Por tanto, ya desde el propio nacimiento se generan desigualdades inconcebibles en un mundo, en el que cada día más quien gobierna es el dinero, al que no le importa aniquilar almas, porque lo que interesa en la ley del más fuerte es el horizonte a explotar.

Como consecuencia de este nuevo salvajismo que nos inunda, donde todo se relativiza a la dictadura de las finanzas y al afán de poder, el que existan seres humanos en desventaja social, apenas nos altera, puesto que ya no soltamos ni una lágrima ante el drama de los demás, ni nos compadecemos del mal ajeno, vivimos en el puro egoísmo y en la más fría indiferencia. De lo contrario, estos datos, que por cierto también la tasa de inscripción más baja se da entre personas socialmente desfavorecidas, nos haría reflexionar, y veríamos la manera de mejorar dichos registros de nacimiento, comenzando porque sea un trámite gratuito y confidencial en todo el planeta.

Seguimos ahondando en las cantidades. El año pasado, en todo el mundo, sólo alrededor del 60% de todos los bebés nacidos fueron registrados al nacer. Hay una alarmante 40% sin derecho alguno, que no cuenta socialmente, lo que facilita el tráfico comercial de explotación sexual, de trabajos peligrosos, de mercadería fácil en definitiva. Téngase en cuenta, que todo tiene un precio en este orbe actual, y los niños son presa cómoda para todo tipo de negocio. Por desgracia, la esclavitud reaparece en manifestaciones modernas con un empuje que resulta verdaderamente desesperante. Suelen valerse de la ignorancia y de la inocencia. Se debe y se puede combatir ese atraso con más ayuda para el desarrollo. El que niños de países pobres no se registren nos afecta a todos, es un fenómeno global, y como tal debe combatirse con armas políticas verdaderamente globalizadoras.

La combinación de pobreza y de relaciones familiares frágiles, hace que los niños, máxime si no están ni registrados, se conviertan en un producto más del mercado. Sin duda, el registro al nacer y el certificado de nacimiento son fundamentales para que se impidan este tipo de tropelías y para que cualquier ser humano pueda desarrollar su potencial de vida, contando con sus derechos inherentes de ciudadano. Sabemos que los más afectados son los niños de las zonas rurales y de minoría étnica, pero la sociedad no puede fallarles, no puede impedir que la especie deje de reconocer a los más vulnerables, y permita el abuso de tantas vidas inocentes. No podemos caer tan bajo. Nuestra negligencia, pasividad o insensibilidad, convierte a los seres humanos en objeto, en seres a los que se puede usar, abusar y, luego, desechar. Increíble, pero tan real como que el dinero es la llave que abre todas las puertas.

Para esos niños no inscritos, que se encuentran totalmente indefensos, sin dignidad, nada tiene sentido. Habiendo perdido el punto que les daba identidad, al final no serán de nadie y se sentirán extraños en un mundo que no es el suyo, porque no sólo se les ha negado a ser inscritos inmediatamente después de su nacimiento, con derecho desde que nace a un nombre, a adquirir una nacionalidad, a sentirse vivo en definitiva. No hay nada más triste que crecer y no ser reconocido por tus semejantes, en el registro de amaneceres, que es lo que da continuidad a la especie humana. Esta es nuestra obligación hacia el niño, ayudar a conseguir la luz y ponerle en nuestro camino, es uno de los nuestros, y todos nos merecemos formar parte de la cadena humana, cada uno con su camino, pero dentro del eslabón de persona.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Montaigne

Un gran conocedor de la naturaleza humana

Donde los chef famosos acaparan fama, dinero y egocentrismo

“El explícito y voluntarioso elogio de la creatividad acaba produciendo más cretinos que creadores, porque pensar que la creatividad se encuentra en la radicalidad es un error colosal” Santi Santamaría

Trump no podrá detener el movimiento por los derechos de los inmigrantes

Aunque salga a perseguir a sus líderes

¿Intenta Israel expulsar a los palestinos de Cisjordania y Gaza?

¿Será Jerusalén la capital única e indivisible del Gran Israel?

Cuando la mentira es la norma

Zoido miente en el Senado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris