Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   España   Cultura   -   Sección:   Opinión

Leonore

Eleanor Parker pertenece al mundo de mis fantasias
Nicolás de Miguel
@NicodeMig
miércoles, 11 de diciembre de 2013, 09:23 h (CET)
Ya apenas me quedan diosas vivientes deambulando por estos atribulados y mutantes tiempos. La venerable anciana recientemente finada en California, Eleanor Parker pertenece al mundo de mis fantasias. El destello inigualable que solo industria del viejo Hollywood era capaz de crear, descollaba en esta mujer. Una industria que no supo aprovechar todo el potencial que Parker emanaba. Pero son suficientes un puñado de films para que muchos, y muchas, amantes del cine clásico tengan en esta actriz uno de sus máximos exponentes.

No haré un recorrido sobre su filmografía, tan solo esbozaré un breve mosaico tan refulgente como los vivos colores del cine de la época, colores que se proyectaban sobre los rostros ansiosos en la oscuridad de las salas y la vida. La bellísima y elegante dama de una Nueva Orleans aún con ecos de la Francia, en una jungla imposible, que destilaba estilo en cada secuencia más allá del piano. La rea sensible condenada por las circunstancias. La aristocrática austríaca reflejo de un mundo agonizante. Enfundada en unas botas y atuendo vaquero, sobre la tierra polvorienta de recio Western, que no hacían palidecer un ápice su inmarcesible belleza y su exquisitez sin afectación. Y ese sea posiblemente uno de sus atributos más decisivos. Demostraste que se podía ser bella, talentosa y creíble. Porque pocas veces en la pantalla, el brillo de unos increíbles ojos transmitían sentido, sensualidad e inteligencia en una tríada como lo hacía Eleanor.

Los desvelos de San Agustín hubiésen quedado resueltos si hubiése sido contemporáneo de tu hermosa sonrisa. Siempre permanecerás entre nosotros, como parte indeleble de nuestros sueños, adorada Leonore de capa y espada. Tu imagen merece un puesto de honor en mi particular Walhalla, en un busto que el mismísimo Bernini no hubiése dudado en esculpir.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Iglesias se hace con el control del gobierno español

“Los líderes adictos al poder son fáciles de detectar…La forma de vivir de estos líderes es siempre en estado de alerta y a la defensiva, en una serie de maniobras competitivas” Amy Leaverton

El martirio de los días para algunos

El talento hay que transformarlo en genio, y tampoco tenemos otro modo de hacerlo, que injertando decencia en la labor

Aciago y embarazoso 12-O para Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

La semántica y la fonética

V. Rodríguez, Zaragoza

Aforados y "aforahorcados"

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris