Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

A través de la Ley de la Proyección, me veo

Esta ley viene a decir que inconscientemente proyecto mis defectos o errores en otra persona
Vida Universal
martes, 10 de diciembre de 2013, 08:27 h (CET)
De manera sencilla se podría decir que la legitimidad espiritual de “La proyección” es una herramienta para vernos o conocernos un poco mejor. Esta ley viene a decir que inconscientemente proyecto mis defectos o errores en otra persona acusándole o señalándole, cuando quien realmente comete aquello que critico, soy yo mismo. Es decir, cada cual proyecta en el otro cosas parecidas a las que tiene en sí, a lo que es. Se podría decir que es una ley muy cómoda, pues de fondo siempre está el propio comportamiento erróneo, mis pensamientos y defectos, pero cuando sucede alguna desavenencia con mi prójimo, entonces proyecto lo mío en él, le acuso de lo que hago, pienso o digo yo. Esto, en muchas ocasiones, es la chispa que enciende la llama de la pelea, ya que la persona que se halla enfrente está siendo acusada por mí de aquello que en primer termino corresponde a mi mismo, de aquello que yo mismo soy.

Cuando una persona vive continuamente en la ley de la proyección, vive atrapada sin poder evolucionar ni crecer, no puede reconocerse a sí misma porque simplemente reprocha al otro lo que debería decirse a sí mismo. Las peleas, conflictos y reproches le acompañan constantemente, haciéndole la vida difícil, sí, incluso haciéndole enfermar.

Sin embargo hay quien se pregunta cuál es el paso a dar una vez que he llegado al punto de darme cuenta, de reconocer que me proyecto en los demás. Pues bien, el siguiente paso después de haber arremetido contra alguien descargando mi propia tensión o agresividad acumulada no es otro que el arrepentimiento. Sí me doy cuenta de que he arremetido contra mi prójimo, me puedo decir: "Lo tenía que haber dicho de otro modo. Lo podría haber dicho con más tranquilidad. Tal vez debería haber mirado más detenidamente lo que hay de fondo, es decir, haberlo purificado”. Después ha de venir el pedir perdón a la persona afectada y también proponerme actuar de otro modo, dominar mejor mi vida para no volver a caer en un comportamiento parecido, ser más conciliador.

La clave no es decirme a mí mismo: “la próxima vez lo haré mejor”. La clave reside en auto-cuestionarme, y para ello la mejor ayuda es la pregunta “por qué”. ¿Por qué me he alterado tanto?, ¿Por qué no he sido capaz de escuchar esa vocecita que me avisa que estoy perdiendo las formas?, ¿Por qué lo he vuelto a hacer nuevamente tan mal? Si nos preguntamos a nosotros mismos el “por qué” en la conciencia de que en el interior podemos encontrar la ayuda, es decir el hilo que me ayude a seguir la pista de mí mismo, siempre encontraremos respuesta.

Comentarios
Basket Air Jordan Femme 29/ago/14    22:21 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Dónde quieren llevarnos los políticos con su deriva irresponsable?

El PP, completamente desarbolado, ha hecho dejación de su deber de mantener el Estado de derecho en España

¿Está EEUU tras la Revolución Multicolor de Nicaragua?

llegarán los regímenes militares autocráticos tutelados por EEUU

¿Hijos del pasado o padres del futuro?

“Si no piensas en tu porvenir, no lo tendrás” John Kenneth Galbraith. Economista estadounidense

Personalismo

Poner el énfasis en la persona es lo característico del personalismo

¿Reaccionan los españoles obviando el tema catalán?

“La realidad es una esclava cuya obligación es obedecer” G. D’Annunzio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris