Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   España   Sociedad   -   Sección:   Opinión

Aire y corriente

El caso es que el corte de suministro lleva unos flecos que adornan el traje
Vicente Valero
lunes, 9 de diciembre de 2013, 08:00 h (CET)
Fue noticia en el que una neozelandesa había fallecido por que cortaron la luz de casa, utilizaba un respirador. La familia rogó al operario que que no lo hiciera porque había una persona que necesitaba la luz para vivir, pero el empleado fue fiel a la compañía. Una mártir más, que podía haberse evitado si en un ataque de “locura transitoria” algún familiar hubiera paseado la albaceteña por las tripas del empleado.

El otro día en un programa de televisión se le daba voz a una familia a la que la situación por la que atravesaba le llevaba a tener cortes de luz por impago. Nada del otro mundo, la peculiaridad estaba en que en el domicilio vivía una persona que dependía de un respirador. Creo recordar que la cantidad debida eran 200 euros, que habían pedido fraccionar, lo cual es imposible porque la empresa está obligada a que se cumpla el contrato. No se puede acusar a las compañías eléctricas de insolidarias, puesto que son numerosos los patrocinios que hacen para cosas de cascaos: equipos paralímpicos, campeonatos internacionales de vela adaptada,…. Y para todo no llega, lo de la prevalencia en el gasto es cuestión aparte.

El caso es que el corte de suministro lleva unos flecos que adornan el traje. Por un lado la comisión de reclamación de descubierto del banco, 30 euros. Los bancos con los pobres siempre. Por otro la cuota de reenganche, 23 euros. Desgraciadamente hay gente, insolidaria con la familia, que les prestó el dinero para pagar y les impidió el poder ser hospitalizado por no poder seguir el tratamiento en el domicilio; con lo que una boca menos que alimentar en casa mientras ahorran para pagar la luz. Como quienes prestaron la pasta fueron solidarios con los contribuyentes y nos ahorraron el coste de hospitalización, en la parte que me toca, les doy las gracias.

Esta situación me ha hecho recordar el encierro de 5 días que padecieron dos usuarios de silla de ruedas, el pasado año. Un viernes cortan la luz del ascensor porque la comunidad no había pagado, ellos lo ignoraban, y a partir de ese momento hicieron un curso acelerado de burocracia. Consiguieron que el administrador abonara la factura el mismo día, se notificó a la empresa, pero no se repuso. Por lo visto se tiene que volver a dar de alta en Industria y ordenar a la empresa instaladora que reponga el contador.

Curiosamente la empresa eléctrica era misma de la que ellos son clientes y no se los motivos por los que, si hay dos meses desde que se anuncia el corte de luz por impago hasta que se efectúa, no se comunica a los vecinos del inmueble la situación. Vamos, que junto a la propaganda que acompaña las cartas con la factura de la luz se podría poner que el edificio en el que viven no ha pagado el recibo y a partir de tal fecha pueden proceder al corte de suministro.

El caso es que cortaron la luz un viernes y pese a lo rápido que se pagó no se conectó por la tarde; el fin de semana no trabajan los que cortan la luz y el lunes porque es lunes, no fue hasta el martes que pudieron abandonar el encierro.

La empresa del suministro no es la misma que efectúa el corte material de la luz, industria debe autorizar el reenganche. Yo pienso que puestas así las cosas el corte de suministro debería de autorizarlo sanidad, acreditando que no existe un usuario que depende de una máquina para respirar y tomando las medidas para hospitalizar al enfermo si no va a poder seguir el tratamiento en casa por falta de electricidad. Creo que hay unidades de atención sociosanitaria, aunque mi amigo Justo dice que la coordinación administrativa consiste en que todos los departamentos dicen que no es competencia suya.

Si en tu finca hay mucha gente a dos velas tienes muchas papeletas para que deje de funcionar el ascensor; “efectos colaterales”. Si el que está a dos velas tira de silla de ruedas eléctrica no se calentará viendo el recibo de la luz, la falta de movilidad da frio, y la electricidad mueve las sillas, que no corren tan rápido como el contador de la luz. Y por lo que respecta a los que tiramos de aparato para respirar, si nos quedamos sin electricidad en casa no podemos seguir el tratamiento y creo que en ese caso lo que procede es ir al hospital, mientras la cosa sociosanitaria soluciona la situación.


Comentarios
isabel marant bottes en Solde 26/dic/13    07:49 h.
sac lancel pas cher 26/dic/13    07:49 h.
Gucci Portefeuilles promotions 26/dic/13    07:49 h.
bottes UGG homme 26/dic/13    07:49 h.
cheap nba jerseys 26/dic/13    07:49 h.
Ascen Quesada 12/dic/13    21:06 h.
Cuca da Silva 12/dic/13    20:33 h.
Guillermo Rodríguez Blasco 12/dic/13    19:18 h.
José Valmaña Buj 12/dic/13    15:21 h.
Asunción Guerra 12/dic/13    12:27 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El camino de la certeza

Nos hemos devaluado tanto que apenas tenemos fuerza para ser coherentes con nosotros mismos

Mi colegio

Una visita muy especial

¿Los partidos políticos como solución para la democracia española?

"Los partidos discuten no tanto para convencerse como para decirse mutuamente cosas desagradables.”A.Tournier.

En este Día de la Tierra, exige la libertad de Siwatu-Salama Ra

Enfrenta la posibilidad de ir esposada al hospital y de no poder amamantar a su hijo

Al Presidente del Barcelona CF

Carta a Josep María Bartomeu
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris