Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Mandela y los obscenos pájaros de la noche imperial

Lo mismo lo lloran sus hermanos comunistas, las víctimas de los implacables esclavistas, que sus victimarios
Mario López
sábado, 7 de diciembre de 2013, 21:06 h (CET)
Dice el tango:

¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril!...
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale nomás!
¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo a encontrar!
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley...

Ay. Mandela se nos ha muerto a todos: tanto a los que laburan (o están condenados a no laburar) como a los que viven de los otros (o condenan a los otros a no laburar). Así que lo mismo lo lloran sus hermanos comunistas, las víctimas de los implacables esclavistas, que sus victimarios. Hay que ser muy indecente para aprovecharse de la buena fama y honorabilidad de aquel al que has tratado como a un perro. Gran Bretaña colaboró activamente en el apartheid y en el largo encarcelamiento de Mandela. Margaret Thatcher y Ronald Reagan consideraban a ese buen hombre un terrorista. Pero da igual, ahora el apócrifo premio Nobel, Obama, ensalza al verdadero pacificador, Mandela, cuando la administración que él dirige hubiera dado lo que se le hubiera pedido por aniquilarlo.

El sistema en el que vivimos es un monumento a la infamia. El mundo, al menos el occidental, está absolutamente gobernado por el mayor emporio de criminales que jamás se ha conocido en la historia; criminales que dirigen, como a marionetas de un patético guiñol, a una pandilla vulgar e indecente de individuos que ocupan los cargos más relevantes en las instituciones de los estados. Ya se sabe: los premios solo sirven para otorgar un inmerecido mérito al premiador, y la corbata es la soga del estreñido.

Mandela solo pertenece a las víctimas del sistema capitalista, racista y esclavizador. Que ningún otro acuda a sus funerales.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Una guerra que nos ocultaron por ochenta y seis años

Hace ocho décadas estallaba una de las primeras guerras encendidas por la chispa del petróleo, que en las siguientes décadas encendería llamas de avaricia imperialista sin precedentes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLII)

Lo que siguió a esto fue una querella criminal contra estos sacerdotes del Opus Dei

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris