Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   UK   Brexit   Reino Unido  

El mahonetano Alí quiere noquear a Johnson

​¿Podrá un joven musulmán laborista sacar al primer ministro del parlamento y por ende del poder?
Isaac Bigio
miércoles, 11 de diciembre de 2019, 08:37 h (CET)

Ali Milani es un joven chiita que es el candidato laborista de Uxbridge y Ruislip sur, el distrito que ha hecho que en dos elecciones consecutivas Boris Johnson llegue al parlamento.

Hoy la aplanadora de Momentum, la gran maquinaria de militantes corbynistas, ha colocado una de sus divisiones para concentrarse en hacer que el actual primer ministro pierda su banca. De lograrse ello, él ya no podría seguir en el gobierno pues ese privilegio solo lo tienen los parlamentarios.

En las elecciones generales del 2017 Boris Johnson apenas logró ganar con 5,034 votos de ventaja sobre el candidato laborista local, la menor diferencia electoral que haya tenido un primer ministro en ejercicio desde 1924.

En dichos comicios el laborismo sacó en ese distrito el 40% de los votos frente al 50.8% de Johnson. Ahora el corbynismo busca eliminar la posibilidad que él pueda seguir como primer ministro al impedir que sea reelecto en Uxbridge.

En el boxeo norteamericano hubo dos famosos pesos pesados de raza negra: Jack Johnson y Mohammed Ali. Hoy, en cambio, UIxbridge se ha convertido en un ring en el cual buscan noquearse mutuamente dos personas de ancestros musulmanes: Ali Milani, quien nació en Irán hace 25 años, y Boris Johnson, el nieto de un pudiente turco.

Milanesa de Boris




La milanesa es un apanado de carne. Y es ello, precisamente, lo que el joven Milani quiere hacer de su rival Johnson cuya edad es más que la del doble que la de él.

Milani representa el arquetipo opuesto al de Johnson. Mientras el actual primer ministro es un rubio, nacido en una rica cuna británica, que estudió en el colegio privado más exclusivo y en una de las universidades más importantes del país, y cuya vida personal es muy controversial y no se guía por principios de fe; su rival es un inmigrante de Irán (uno de los países más demonizados por Donald Trump, el hincha de Johnson), es un devoto musulmán que va cada semana a rezar a la mezquita, es de tez oscura y barba negra, y su infancia la pasó viviendo con una madre soltera que llegó a estar sin casa o residiendo en un departamento social.

Milani se dedica todos los días a tocar cuanta puerta puede en su distrito, el mismo en el cual ha vivido siempre desde que llegó a Inglaterra. Allí ha hecho su educación primaria, secundaria y universitaria. Milani llegó a dirigir el sindicato estudiantil de Brunei, la única universidad asentada en dicho distrito.

Cada vez que él se encuentra con otro residente de Uxbridge o Ruislip Milani les hace ver que él si es de la zona mientras que Johnson nunca ha vivido allí, no conoce los problemas de la zona y solamente usa a dicha localidad para lograr tener una siento en la cámara de los comunes (y de esa manera poder ser primer ministro).

¿Alí podrá hacer baba de Boris?




El laborismo logró en las elecciones generales del 2015 hacer que el viceprimer ministro Nick Clegg perdiese su banca en Sheffield con lo cual le obligó a que él deje la política y ahora está trabajando en EEUU en Facebook.

Ahora ese mismo partido quiere hacer lo mismo con el actual primer ministro. El anterior caso en que un gobernante fue desbancado fue el de Arthur Balfour, algo que aconteció en las elecciones generales de enero 1906. Al igual que Johnson, Balfour fue el líder del conservadurismo. Sin embargo, hay una significativa diferencia. Unas semanas antes de dichos comicios Balfour se había retirado del cargo buscando demostrar que sus opositores estaban incapacitados para gobernar, maniobra que le salió como un tiro por la culata.

En las elecciones generales de 1906 los conservadores bajaron del 50.2% al 43.4% de los votos, pero como sus contrincantes liberales subieron del 45.1% al 48.9%, esa leve variación de puntos porcentuales conlleva a que los primeros vean reducida su bancada desde 402 parlamentarios a apenas 156. Esta fue una masacre electoral en la cual los liberales casi duplicaron su bancada (pasaron de 183 a 397 parlamentarios) y los tories perdieron alrededor del 60% de sus miembros en la cámara de los comunes.

Clegg fue el número dos del primer ministro conservador David Cameron en 2010-15, pero en su calidad de ser el líder del liberalismo democrático. Clegg perdió su banca como parte de una descomunal derrota de su partido a nivel nacional. En el 2010 Clegg y los liberales demócratas sacaron el 23% de los votos y 57 parlamentarios, pero 5 años después su participación en el gobierno junto a los tories les desgastó tanto que se desplomaron al 7.9% de los votos y a apenas 8 parlamentarios, su peor resultado que jamás hayan tenido.

Boris, por su parte, sabe que él en las encuestas está muy por delante de los laboristas y no ve posibilidades para que se repita, ni remotamente, una masacre electoral como la que Balfour o Clegg sufrieron antes. Para él el dilema de hoy es cómo ganar: con mayoría parlamentaria absoluta o sin ella.

Él tiene que dedicar mucho tiempo a sus responsabilidades como jefe del gobierno y también a visitar todos los rincones de Gran Bretaña a fin de maximizar la votación nacional de su partido.

Ali Milani le critica por no ir a los debates electorales en Uxbridge ni por hacer directa y personalmente mucha campaña allí, pero Johnson cree que los laboristas quieren hacer que él pise el palito para que se concentre mucho en esa localidad a desmedro del resto del país. Su estrategia pasa por sacar la mayor cantidad posible de votos para los tories en toda la isla y que ello genere una ola favorable para su persona en Uxbridge.

En las dos veces que él antes ganó en dicho distrito, él no era primer ministro. Ahora él quiere vender la imagen que para Uxbridge le conviene tener como su parlamentario a quien sea el que gobierne todo el Estado.

La lámpara maravillosa con la que quiere ganar AlíLA LÁMPARA MARAVILLOSA CON LA QUE QUIERE GANAR ALÍ




Milani considera que él tiene un arma poderosa para derrotar a Johnson. Y ésta es que él puede cabalgar sobre el descontento que Johnson puede generar en el distrito que él representa pero donde no vive y cuyas aspiraciones él supuestamente ignora.

Milani trata de movilizar a la gran cantidad de estudiantes, profesores y trabajadores de la Universidad de Brunei. Su mensaje es que el laborismo va a dar una educación universitaria gratuita y va a acabar con las deudas de al menos 9 a 10 mil libras por año que cada universitario debe pagar el resto de su vida (y con intereses que no paran).

De otro lado, en Uxbridge y Ruislip hay muchos vecinos descontentos con la expansión del más congestionado aeropuerto europeo (el de Heathrow, el mismo que se encuentra en las inmediaciones) por toda la contaminación del aire y del sonido. Milani acusa a Johnson de estar dejando luz verde a la construcción de una nueva terminal que, además de la bulla y la polución, puede dar paso al peligro de un accidente aéreo.

Milani sostiene que su distrito ya es uno donde un 30% de sus residentes pertenecen a una minoría étnica y –según él- todas aquellas localidades donde eso pasa terminan inclinándose hacia el laborismo.

Además, Milani para acusando a Johnson de ser un “payaso” con un lenguaje ofensivo para las mujeres musulmanas, los negros, los homosexuales, etc.

Los conservadores tratan de mostrar a Ali como una persona con pasadas declaraciones antisemitas, con lo cual quieren perjudicar a todo el laborismo.

Hay que destacar que aquí hay un genio que no ha salido de ninguna lámpara maravillosa, y ese es Johnson, un verdadero genio en materia electoral. Él ha ganado en todos los distritos donde se ha presentado para el parlamento, en las dos veces que ha candidateado para alcalde de Londres, en el referéndum del 2016 (donde derrotó al primer ministro y a todos los anteriores, además de todos los líderes de los partidos históricos británicos) y en las internas conservadoras de este verano.

¿Será Uxbridge el Waterloo de Johnson? ¿O, más bien, el primer ministro cree que la mejor forma de retener su banca es ignorar al resto de sus rivales locales y concentrarse en ganar ampliamente a nivel nacional?

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Misericordia, Señor, hemos pecado

Algunas reflexiones para estos días de confinamiento y para toda nuestra vida

Hispanos y lusos son uno de los sectores más vulnerables al coronavirus en UK

Se cree un servicio especial de emergencia para cada una de las principales minorías lingüísticas, lo cual incluya servicios de traductores, intérpretes y fe provisión de alimentos, medicina y atención a los más necesitados

La pandemia de Trump: testeos, triage y tragedia

¿En un momento en que se pronostica ampliamente que la pandemia estará peor que ahora?

​Covid-19 México: reconocimiento anticipado a los héroes de bata y cofia

A los miles que están dando la cara por su país frente al Covid-19

Día XVI

​Actualidad: Presente continuo.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris