Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Entre tú y yo   -   Sección:   Opinión

Tailandia, la tierra de la libertad

Juan Luis Lara
Juan Luis Lara
domingo, 24 de septiembre de 2006, 04:28 h (CET)
Tailandia significa literalmente “tierra de la libertad”. Sin lugar a dudas, un nombre impropio para un país que, durante las últimas seis décadas, ha vivido una veintena de golpes y contragolpes de Estado, en el que las crisis políticas se han solucionado, una tras otra, a base de levantamientos militares. Desde hace unos días, en la tierra de la libertad no hay libertad de política, ni libertad de expresión, ni libertad de prensa...

Sin embargo, teniendo en cuenta la promiscuidad golpista de la clase militar tailandesa es fácil comprender la tranquilidad con la que todos han acogido el último episodio de esta larga y abrupta historia política. Aprovechando la presencia del primer ministro Thaksin Shinawatra en Naciones Unidas, el comandante del ejército Sondhi Boonyaratkalin ha decidido autoproclamarse como su sucesor en el cargo. A pesar de la presencia de carros de combate, en las calles de Bangkok reina la normalidad –es decir, el caos de tráfico- y el rey, el venerado Bhumibol Adulyadej, ha reconocido el golpe de Estado y ha apoyado sus motivos.

Desde luego, hay que tener una habilidad muy especial para mantenerse en el trono durante sesenta años en un país tan convulso como aquél. Según parece, el propio monarca estuvo reunido con la cúpula militar horas antes del golpe. Una curiosa manera de celebrar su sexagésimo aniversario como Jefe de Estado.

El primer ministro electo, por su parte, tampoco se ha puesto aparentemente nervioso. Ha trasladado a toda su familia a una lujosa mansión de su propiedad en Londres y ha anunciado que se tomará un “merecido descanso”. Y digo yo: ¿por qué el primer ministro de Tailandia es propietario de una lujosa mansión nada menos que en Londres?

Noticias relacionadas

¡Partidos, idos! (parte 3)

La operatividad representativa ha de ser complementada con una directa participación ciudadana

Indultos. No pueden detener la Justicia, pero la puentearán

“Devuelva la mosca, amigo, y deje en paz su sangre que harto la han de necesitar las chinches de su cama. Devuelva la mosca” .Evaristo Carriego

Reforma eclesiá

Corregir los fracasos eclesiales sin contar con la autoridad de la Biblia conduce al fracaso

Elecciones en Andalucía

Un parlamento hasta ahora incompleto

La acción conjunta

Se nos olvida que la cultura permanece, que es nuestra continuación en el tiempo, y que perpetúa la vida de cada cual en su universalizada entidad diversa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris